EEUU acusa a Siria de destruir pruebas de ataque con armas químicas

Estados Unidos acusó a las fuerzas sirias este lunes de bombardear de nuevo el lugar donde ocurrió un ataque con armas químicas en las afueras de Damasco, poco después de la partida de un equipo de inspectores de la ONU. AFP

Washington acusó a Siria de tratar de destruir las pruebas del ataque de la semana pasada, que según las fuerzas de la oposición acabó con la vida de 1.300 personas, entre ellas niños.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, condenó que francotiradores dispararan contra el equipo de investigadores de la ONU y afirmó que “una vez que se fueron, el área fue de nuevo bombardeada”.

Carney afirmó que esta acción demostraba una “total falta de credibilidad por parte de Siria”.

Después de haber sido atacado este lunes, el equipo de la ONU inspeccionó Ghuta, al este de Damasco, donde ocurrió el ataque con armas químicas la semana pasada, y también visitó a las víctimas en el hospital.