Adultos mayores ya se pueden vacunar contra el neumococo

Recientemente, las autoridades regulatorias venezolanas aprobaron la vacuna conjugada neumocócica de 13 serotipos (VCN-13) para adultos, cuya función es prevenir la enfermedad neumocócica, incluyendo la neumonía y la enfermedad invasiva, causada por neumococo en hombres y mujeres a partir  de los 50 años. Con esta iniciativa, Venezuela se une a los más de 60 países alrededor del mundo que ya aprobaron el uso de la vacuna en los últimos dos años.

Al respecto, el médico especialista en infectología y bacteriología clínica de Argentina, el Dr. Daniel Curcio, explicó que la incidencia de la enfermedad neumocócica en Latinoamérica varía entre 300 por cada 100 mil habitantes con edades comprendidas entre 50 y 59 años, hasta 2000 por cada 100 mil habitantes entre 75 a 80 años. Es decir, “a medida que aumenta la edad de la persona, se eleva la probabilidad de padecer neumonía u otra patología relacionada; de ahí, la importancia de la vacunación”.

Por su parte, el Dr. Rafael Rodríguez, neumólogo del Hospital Chiriquí de Panamá, afirmó que la neumonía en la población adulta y adulta mayor latinoamericana, es la cuarta causa de muerte.

En ese sentido la importancia de la vacunación impera, porque entre esta población adulta hay una prevalencia de factores y comorbilidades que aumentan el riesgo de padecer de neumonía, como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), el tabaquismo, el asma bronquial, la infección por el VIH, las enfermedades hemato-oncológicas, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, entre otras. Asimismo, la mortalidad aumenta también luego de un primer episodio de neumonía; esto acentúa la importancia de prevenir ese primer evento y preservar la vida de los pacientes.

El Dr. Curcio explicó que hoy en día las tasas de vacunación por enfermedad neumocócica en adultos son sub-óptimas. “Existen barreras de vacunación que en su mayoría son impuestas por el paciente. La estructura de los sistemas de vacunación en algunos países también puede ser un impedimento para que la aplicación de la VCN-13 sea efectiva”. Sin embargo, si el médico recomienda la vacuna y explica sus beneficios, estas barreras se derriban por completo.