Autoridades Hondureñas piden ayuda a EEUU en caso del niño descuartizado

La fiscalía pidió el sábado ayuda a Estados Unidos para aclarar la muerte de un niño de 3 años que desconocidos secuestraron y luego dejaron su cuerpo desmembrado frente a su casa en una pequeña ciudad de la región atlántica de Honduras.

AP

En rueda de prensa el jefe nacional de fiscales, Roberto Ramírez, manifestó que deseaban aclarar lo más pronto posible el crimen, ocurrido en Morazán, a unos 150 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

“Pedimos la asistencia técnica internacional, especialmente de Estados Unidos, en un esfuerzo por lograr rápidos resultado en el caso”, subrayó.

Ramírez dijo que el menor Frelin Márquez fue secuestrado por desconocidos el 25 de agosto y su cuerpo apareció descuartizado dos días después frente a su humilde casa. Según la policía, los asesinos usaron un hacha para cortar los brazos, la cabeza y las piernas del niño.

Las autoridades creen que el abuelo materno Martín Deras, de 60 años, estaría involucrado en el asesinato debido a que hallaron en su casa un hacha y un palo de madera teñido con una sustancia color de la sangre, lo que es analizado en los laboratorios. El hombre se ha declarado inocente y dijo que las manchas son de sangre de garrapatas que saca de sus dos perros.