Ricos asumen más riesgos que los pobres, según experimento con monos

Un experimento realizado con primates divulgado hoy reforzó la idea de que las personas ricas están predispuestas a asumir más riesgos que sus congéneres pobres, indican medios australianos.

“Los monos son capaces de tomar decisiones racionales, como los humanos, tras someterse a entrenamientos. Descubrimos que sus actitudes frente al riesgo son similares a la de los humanos”, explicó la responsable del estudio, Agnieszka Tymula.

Tymula, economista de la Universidad de Sídney, consideró que su estudio es importante para entender si la conducta de los seres humanos cambia en tiempos de crisis, ya que la fortuna personal disminuye, así como las implicaciones que tiene en la economía.

Para efectos del estudio, Tymula y sus compañeros enfrentaron a dos monos rhesus a 20 situaciones distintas y bajo diferentes condiciones de “riqueza” para que tomaran decisiones, informa la cadena local ABC.

A los monos no se les dio dinero sino diferentes niveles de hidratación o “riqueza acuífera”, que se midió a través de exámenes sanguíneos, y se les entrenó para elegir entre dos premios, de acuerdo a este estudio publicado en la Revista de Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias.

Las alternativas eran el obtener una cierta cantidad de agua o el arriesgarse en un juego de apuestas en el que perdían todo o aumentaban su premio.

“Descubrimos que los monos que tenían más agua en la sangre eran más tolerantes al riesgo”, señaló la experta en economía.

Este estudio apoya la hipótesis de que la riqueza aumenta la tolerancia al riesgo entre los seres humanos, ya sea frente a una decisión como cruzar la calles, invertir en el mercado bursátil o en su retiro o el someterse a un examen médico.

Después de adoptar decisiones “las consecuencias están sujetas a las probabilidades y uno no está seguro de lo que pasará”, acotó Tymula.

La economista recordó que existen centenares de estudios que muestran que la media de los seres humanos rechaza los riesgos y por ejemplo, las personas prefieren una cierta cantidad de dinero frente a un 50 por ciento de probabilidades de duplicarlo, aunque se sabe poco de la influencia de la riqueza en la tendencia a asumir riesgos. EFE