El día que nevó en Marte

Foto cortesía ABC

Los datos recopilados por las diversas sondas y rovers que el hombre ha enviado a Marte demuestran sin lugar a dudas que en un pasado lejano parte de la superficie del planeta rojo estuvo cubierta de agua. Sin embargo, los científicos no han logrado ponerse de acuerdo en su procedencia. Al menos hasta ahora.

Mientras que una serie de investigadores defendía que el agua del subsuelo, otros estudiosos sostenían que caía en forma de lluvia o nieve. Una teoría que parece cobrar mayor verosimilitud gracias a los reveladores datos aportados por un nuevo estudio cuyas conclusiones recoge el blog «Noticias de la ciencia y la tecnología».

Este estudio, desarrollado por un equipo de investigadores de las universidades Brown, en Providence (Rhode Island), y de Chicago, junto al Instituto Pierre Simon Laplace de París, llegó a la conclusión de que al menos cuatro valles localizados en cuatro lugares diferentes de Marte son el resultado de la erosión producida por las escorrentías derivadas de la precipitación de agua procedente del deshielo de la nieve.

Para formular esta teoría, los científicos emplearon un modelo que simula el movimiento del viento en la superficie marciana a partir de la combinación de gases que se cree formaban la primitiva atmósfera marciana. A continuación, desarrollaron un modelo de precipitaciones que, teniendo en cuenta la información sobre los vientos, indicó en que puntos del planeta las precipitaciones habrían sido más probables.

El resultado que obtuvieron indicó que las precipitaciones debieron de ser mayores precisamente en las cabeceras de las redes más densas de valles, lo que concuerda con el escenario de la escorrentía de agua proveniente de precipitaciones.

Este nuevo hallazgo, además de ayudar a esclarecer otros aspectos sobre el clima y la atmósfera de Marte, muestra que las similitudes entre ambos planetas son mayores de lo que aparentan, ya que en el pasado esos paisajes marcianos debieron de ser muy parecidos a los glaciares y valles alpinos que podemos disfrutar en la Tierra en la actualidad.Lástima que en Marte ya no sea posible esquiar.