El nuevo iPhone 5S, el teléfono que nunca habría hecho Steve Jobs

Tim Cook, durante la presentación del iPhone 5S (AFP)

“Buscar siempre la perfección“. Este era uno de los diez mandamientos de Steve Jobs, el genio fundador de la tecnológica Apple. Y es lo que siempre hizo en vida. Por eso, quizás no habría estado muy satisfecho con la presentación a ‘bombo y platillo’ que hizo la multinacional de la manzana de su nuevo ‘smartphone’, el iPhone 5, que en sus dos versiones (5S y 5C) ha decepcionado a analistas, inversores y consumidores, publica finanzas.com.

Había mucha expectación por ver que habían parido las mentes pensantes de Cupertino, y tal vez demasiadas expectativas. Todo estaba pensado para dar la campanada en el mercado chino con un modelo de bajo coste que al final no es tan barato como todos esperaban. Por eso, ante la certeza de que estamos más ante una involución que frente a una revolución, las acciones de Apple se dejaron ayer en Wall Street un 5%, en previsión de que lluevan palos de todos los colores.

“En lugar de ofrecer precios atractivos a los consumidores y mover el iPhone 5S hacia un segmento nuevo y en expansión (el de menor capacidad adquisitiva) Apple ha mantenido una estrategia de precios Premium para el segmento de los 400-800 dólares”, explica el analista de Credit Suisse Kulbinder Garcha. El problema es que en este segmento donde se ha querido colocar Apple, “no se prevé que haya un crecimiento significativo a largo plazo“. Opina el mismo experto. A su modo de ver, esta decisión, en última instancia, puede que sea buena para la rentabilidad pero no para el crecimiento.

O dicho de otra forma, ganará más por cada iPhone 5C pero venderá considerablemente menos aparatos que si se hubiera decidido a competir decididamente en precio. Y es que Apple no se lo ha puesto fácil a los consumidores chinos, en teoría, el mercado que pretende conquistar. Así, el iPhone 5C (el más económico y con carcasa de plástico) se venderá libre en China a un precio de 730 dólares, unos 200 dólares más caro que en Estados Unidos. Y el iPhone 5S (el caro, en teoría) se venderá a poco más de 800 dólares. Con esta horquilla de precios, no está claro que los consumidores chinos vayan a apostar por el terminal más económico. Y si esto es así ¿Qué sentido tienen estos movimientos? Incluso aunque llegue a un acuerdo con China Mobile ¿Cómo podrá frenar a Google con estos precios?

Más en finanzas.com