Gustavo Coronel: Mi mini-blitzkrieg en Inglaterra contra la corrupción venezolana

Acabo de regresar de seis días en Inglaterra: Cambridge y Londres, via Oxford, donde llevé a cabo una versión personal de una mini- blitzkrieg en contra de la corrupción venezolana, en especial la enquistada en Petróleos de Venezuela. La llamo así porque fue intensa si bien de reducida dimension, más afín a los esfuerzos de un francotirador, con posibles efectos más simbólicos que cuantificables. Eso sí, disparé proyectiles verdaderos contra un objetivo muy específico: la gerencia hamponil de Petróleos de Venezuela y su responsabilidad en el desastre nacional de los últimos 15 años.

Especificamente, en esos seis días llevé a cabo tres conferencias: una en Jesus College, de la Universidad de Cambridge, una en Canning House, un centro de estudios anglo-latinomericana de larga trayectoria situada en Belgrave Square, un bello sitio de Londres y una en la Cámara de los Comunes, del parlamento Inglés, auspiciada por la Sociedad Henry Jackson. El como llegué dar esas conferencias es, en sí mismo, una bonita historia de solidaridad por parte de un pequeño grupo de personas venezolanas e inglesas, algunas de quienes no había conocido antes. Debido a las iniciativas de ese pequeño grupo y gracias a las maravillas del Internet, en poco tiempo recibí invitaciones para esos tres importantes centros de opinión pública Inglesa. He contraído una gran deuda de gratitud con ellos, quienes me hicieron objeto de una maravillosa cordialidad y una hospitalidad que rebasó todas mis expectativas. En breves días recibí manifestaciones de amistad que me durarán toda la vida.

Mi viaje no estuvo exento de tristes circunstancias. El domingo 8 debía viajar, primero a Oxford a almorzar con mi viejo amigo Ken Wetherell, quien vive en la bellísima aldea de Dorchester y luego a cenar y pasar la noche en el hogar de otro querido amigo, Oliver Campbell, en Wembley. Al llegar adonde Ken, él me informó que Oliver Campbell había sufrido una hemorragia cerebral masiva. Oliver falleció horas después y su muerte me produjo una profunda tristza, ya que con Oliver compartí muchos años de actividad petrolera, primero en Shell y luego en Maraven. Oliver había sido uno de los organizadores de mi presentación en Canning House, junto con Desmond Watkins y Anthony Westnedge y de la cena que me darían después en el Club Caledonian, el centro de los escoceses en Londres.

En Jesus College, Universidad de Cambridge

Mi primera actividad fué en Jesus College, Universidad de Cambridge. Fuí invitado a pronunciar uno de los discursos de cierre de una Conferencia sobre Economic Crime, Crímenes Económicos, que ya lleva 31 años consecutivos reuniéndose en esa Universidad, bajo la coordinación del Dr. Barry Rider, de quien recibí la invitación. Ella no hubiera sido posible a no ser por la inciativa del Dr. Francisco Kerdel Vegas, un Venezolano excepcional, de infinita capacidad para establecer redes entre personas que comparten ideales similares, lo que en fútbol se llamaría un gran armador. Kerdel Vegas tiene una larga asociación con Cambridge y con el Dr. Rider y ello hizo posible la invitación. Una maravillosa y distinguida pareja, Jack y Carlota Wigglesworth, participó generosamente en la coordinación de mi visita a Cambridge y viajó a Cambridge especialmente para mi presentación. Me sentaron al lado de ellos junto a la mesa principal en el banquete de cierre, un evento mágico en el Hall principal del Colegio, muy parecido al Hall principal de Hogwart (Harry Potter). Jesus College fue fundado en 1496, por los años del descubrimiento de América, pero ya existía en forma de abadía desde 1146. Algunos de los cuartos de estudiantes fueron ocupados por gente como Oliver Cromwell. Frente a mi mesa en el banquete había un retrato de Thomas Cranmer, Arzobispo de Canterbury durante el reinado de Henrique VIII y uno de los dos arzobispos de Canterbury que fueron ex-alumnos del colegio.

Di mi discurso en el acto de cierre de esta conferencia que tuvo casi 1000 participantes de 91 países, incluyendo a Margarita de Tablante, periodista venezolana, quien hizo un excelente presentación sobre la asfixia de la cual son objetos los medios venezolanos. El texto de mi conferencia está en este blog, en la entrega inmediatamente anterior a esta. En esta conferencia denuncié el asesinato de Venezuela a manos de la hiper-corrupción existente en la industria que provee a la nación con el 96% de sus exportaciones, la casi única fuente de ingresos de divisas que tiene el país. Nombré nombres porque la corrupción no es un ente abstracto sino que tiene nombres y apellidos. Mientras los corruptos no sean castigados el país va a permanecer en el pantano del cuarto mundismo y una mafia de gerentes y contratistas seguirán enriqueciéndose de manera obscena. El conferencista que me siguió, John Maher, ex-Decano de la Escuela de Derecho en la Universidad de Pennsylvania, me miró y dijo que el había aprendido mucho de estas conferencias en Cambridge pero que era la primera vez que recibía una lección en coraje, un comentario que para mí fue equivalente a una condecoración en el campo de batalla.

En Canning House

Mi charla en Canning House fue posible debido a la inciativa de varias personas, entre otras : Desmond Watkins, mi viejo amigo de Shell y ex- Chairman de esa organización, Anthony Westnedge, Juan Urdaneta , el Embajador John Flynn y mi amigo fallecido Oliver Campbell. Entre la concurrencia estuvo mi antiguo compañero de Directorio en PDVSA, Alirio Parra, y el gran economista venezolano Pedro Palma. En esa charla pude entablar un diálogo con la audiencia y abundar en detalles sobre la corrupción en PDVSA, mencionando nombres relacionados con los inmensos fraudes que se han cometido en esa empresa, con la participación de gente de fuera y de gente de dentro. Hablé del Aban Pearl y de las empresas semi-fantasmas creadas para manejar ese contrato, del Fondo de Pensiones de los empleados, mencionando que el principal responsible estaba en prisión… pero no en Venezuela sino en USA, de los contratistas a lo Derwick Associates, de la comida podrida de PDVAL/PDVSA, del desvio de los ingresos petroleros a fondos manejados con total discrecionalidad por cuatro hombres: Chávez, Giordani, Merentes y Ramírez, a quienes denominé como la version tropical de la Pandilla de los Cuatro (recuerdan la China de Mao?).

En el Parlamento Inglés

Por primera vez entré en el Parlamento Inglés, esa institución centenaria que es una de las cunas de la democracia parlamentaria en el mundo, el escenario de grandes eventos en la historia moderna. El recinto es de proporciones heróicas y está saturado con el recuerdo de sus grandes estadistas, entre otros: Lloyd George, Winston Churchill, Aneurin Bevan, Enoch Powell, Iain Macleod, Michael Foot, Roy Jenkins, Tony Benn, Harold McMillan y Margaret Thatcher. En especial, la figura de Churchill parece rondar cada rincón de ese imponente sitio. Allí, en uno de sus salones, hablé ante una audiencia no muy numerosa, integrada por algunos miembros del parlamento y visitantes por invitación de la Henry Jackson Society, un grupo conservador que incluye miembros de la Cámara de los Comunes. Esta visita estuvo coordinada en Londres por Flor Kent, por iniciativa de amigos como Diego Arria.

La charla fue esencialmente la misma que dí la noche anterior en Canning House. Hubo nuevas preguntas, entre ellas una de un miembro del parlamento que se definió como de izquierda. Me preguntó si yo no podía desligar el problema de la corrupción en Venezuela con la politica social de Hugo Chávez y que si no pensaba que esta había sido positiva.

Est pregunta me dió la oportunidad de decir que corrupción no era solamente embolsillarse los dineros de la nación, sino también y hasta peor que el robo, desempeñar funciones públicas para las cuales no se está capacitado. En ese sentido dije, en el parlamento Inglés, que Hugo Chávez y, más aún, Nicolás Maduro no tenían credenciales para manejar país alguno y que los resultados habían sido predeciblemente desastrosos. Dije que Maduro, en especial es un analfabeta funcional. Dije que lo positivo de Chávez habia sido su intento de incluír a sectores de la poblacion previamente excluídos pero, agregué, que ello había terminao siendo negativo porque, en paralelo, había excluído a importantes sectores de clase media baja y media que eran la columna vertebral de la sociedad venezolana. Lo que trató de hacer con una mano lo destruyó con la otra. Chávez, dije, quiso ser un Mandela pero resultó ser un Mugabe. La razón por la cual su política social había sido un fracaso y un crimen, agregué, era que estaba basada en dádivas, en limosnas y que no eran más que un pez diario pero no enseñar a pescar. Dije que si uno da insulina a un diabético este deja de serlo pero solo mientras reciba insulina (dinero). Cuando ya no la reciba vuelve a ser diabético (pobre). La dádiva jmás puede ser una solución estructural al problema de la pobreza.

En la BBC

Inmediatamente después de mi charla en el Parlamento fuí a los estudios de la BBC, en Millsbank Road, donde fuí entrevistado por 30 minutos por Ed Butler. Durante esa entrevista para la radio, no sé cuando saldrá, dije que la nación venezolana está en caos, inducido por la ineptitud y la corrupción del régimen. Butler acaba de visitar a Venezuela y confirmó lo que yo decía. Se entrevistó con la gente de la calle quienes le hablaron de la carestía de alimentos, de la criminalidad, del aire de descomposición reinante en el país. Su programa, me dijo, va a todo el mundo.

Té con Alek Boyd

Después de salir de la BBC me encontré con Alek Boyd, el gran investigador venezolano sobre materias de corrupción y conversamos sobre proyectos communes. Alek tiene mucho más habilidad que yo para investigar y sus conocimientos de las vías para buscar información son extensos. Como yo, Boyd actúa por deber cívico, no por interés pecuniario. Ni a mí ni a él nos pagan. La única vez que me han pagado por escribir sobre corrupción en Venezuela gue en 2006, cuando escribí un ensayo largo y con muchos detalles sobre la corrupción venezolana, para el Instituto CATO. Mientras tanto las personas a quienes denunciamos ganan miles de dólares por minuto, sin temor a ser castigados. Cuando yo tomo un bus para ir a Cambridge ellos se mueven en sus jets privados, tomndo champaña. Mientras llego a la pension de Doña Juanita ellos llegan al Ritz Carlton. Mintras veo la hora en mi TIMEX ellos ven la hora en sus ROLEX, Patek Philipe o Girard Perregaux. No los envidio pero esta supremacía de la corrupción sobre la honestidad que existe en mi país constituye un incentivo importante que me hace luchar contra ellos, contra la injusticia. En mi hogar me enseñaron que el bueno siempre triunfa sobre el malo y esa convicción es parte de mi sencilla brújula moral. Aun la batalla está en la balanza y creo firmemente que esta pandilla de ladrones e ineptos tendrá su merecido.