ONU confirma uso de gas sarín en Siria

FOTO AFP

La ONU confirmó este lunes la utilización de gas sarín en el ataque cerca de Damasco el 21 de agosto, pero no señaló al responsable, al tiempo que Ban Ki-moon calificó como “crimen de guerra” el uso de armas químicas en el conflicto sirio. AFP

El secretario general de la ONU dijo que los investigadores del organismo han confirmado ahora de manera “inequívoca y objetiva que se han utilizado armas químicas en Siria”.

Sobre este punto, la primera página del informe sostiene que hay pruebas “claras y convincentes” del uso de armas químicas en “una escala relativamente grande” durante el conflicto.

El jefe de Naciones Unidas realizó estos comentarios en consultas a puertas cerradas del órgano ejecutivo de 15 miembros de la ONU, en las que dijo que médicos encontraron gente muriendo en las calles luego del ataque con gas sarín del 21 de agosto cerca de Damasco, según refirieron a la AFP diplomáticos presentes en la reunión.

Ban dijo que las condiciones del tiempo de la mañana del 21 de agosto maximizaron el “impacto potencial” del ataque. “El movimiento descendente del aire habría permitido que el gas penetrara fácilmente en los sótanos y niveles más bajos de los edificios, y en otras estructuras donde muchas personas buscaban refugio”, explicó.

El informe de los expertos no señalará directamente a los responsables de estos ataques con armas químicas, ya que su mandato prevé que ellos no pueden expedirse sobre ese punto.

Sin embargo, para el jefe de la diplomacia francesa, Laurent Fabius, el informe “no deja ninguna duda” sobre el origen del ataque y “refuerza la posición de quienes dijeron que el régimen (de Bashar al Asad) es culpable”.

“El contenido del informe es contundente; confirmó el empleo masivo de gas sarín (…), no hay ninguna duda sobre el origen del ataque”, declaró Fabius a la radio RTL.

Horas antes, la Comisión de investigación de la ONU sobre violaciones de derechos humanos en Siria anunció en Ginebra que investigaba 14 supuestos casos de ataques químicos, que habrían sido cometidos desde septiembre de 2011.

Occidentales piden resolución “fuerte” de la ONU

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo este lunes que el acuerdo alcanzado con Rusia el fin de semana tiene el potencial de poner fin a la amenaza que supone el arsenal químico sirio.

“Si se implementa adecuadamente, este acuerdo podría poner fin a la amenaza que estas armas representan no solo para el pueblo sirio, sino para el mundo”, dijo el presidente.

Rusia y Estados Unidos concluyeron el sábado en Ginebra un acuerdo que obliga a Damasco a presentar una lista de sus armas químicas en el plazo de una semana y prevé una resolución de la ONU, con posibilidad de recurrir a la fuerza, en caso de que el régimen incumpla sus compromisos.

Durante una conferencia de prensa este lunes en París con sus homólogos estadounidense y británico, John Kerry y William Hague, Fabius dijo que los tres países desean obtener “en los próximos días una resolución fuerte” del Consejo de Seguridad. “Una resolución que prevea por supuesto consecuencias serias si no es aplicada”, dijo Fabius.

“Si Asad no aplica el acuerdo sobre las armas (químicas), habrá consecuencias”, declaró por su parte Kerry.

Esa advertencia aparecía en un primer proyecto de resolución preparado por París la semana pasada, que fue considerado “inaceptable” por Rusia.

Fabius viajará el martes a Rusia para reunirse con su homólogo Serguei Lavrov.

Pero inmediatamente después de la reunión de París, el ministro ruso afirmó en Moscú que una resolución que amenazara a Siria podría hacer fracasar el proceso de paz.

Fabius anunció paralelamente la organización la semana próxima en Nueva York de una “gran reunión internacional” alrededor de la opositora Coalición Nacional Siria.

Antes, los tres cancilleres se habían reunido con el presidente François Hollande para discutir sobre el proyecto de resolución. Los tres países consideraron “esencial” que se adopte un texto “fuerte y vinculante” con un “calendario preciso” que desemboque en un desmantelamiento del arsenal químico sirio antes de mediados de 2014, anunció la presidencia francesa.

Hollande recalcó que los tres países deben “mantener la línea de firmeza que ha permitido emprender este proceso diplomático”, se indicó en la Presidencia.

“Debemos hacer comprender al régimen que no hay más perspectiva que la mesa de negociaciones”, y “para negociar una solución política se necesita una oposición fuerte”, dijo Fabius.

Pero tal solución política será difícil de alcanzar, según una investigación del instituto británico IHS Jane’s, publicada el lunes por el Daily Telegraph, que indica que los yihadistas y los islamistas miembros de grupos extremistas representan cerca de la mitad de las fuerzas rebeldes que combaten el régimen sirio.

La opción de una intervención militar sigue estando sobre la mesa, afirmó el domingo Hollande. También John Kerry declaró en Jerusalén que la amenaza de una acción militar de Estados Unidos sigue siendo “real”.

Las declaraciones estadounidenses sobre la posibilidad de bombardeos son “una amenaza para toda la región” y huelen “a agresión”, declaró, por su parte, el ministro sirio de Información Omrane al Zohbi, que acogió el acuerdo de Ginebra como “una victoria para Siria”.

“Aceptamos el plan ruso de deshacernos de nuestras armas químicas. De hecho, hemos empezado a preparar nuestra lista”, dijo el ministro.