Oposición dispuesta a meter freno contundente a la Habilitante

AVN

La Asamblea Nacional inicia mañana el segundo periodo de sesiones ordinarias con el debate sobre la Ley Habilitante en puerta. Los oficialistas están necesitados de al menos un voto más para lograr otorgarle poderes especiales para legislar al presidente Nicolás Maduro, mientras los opositores están decididos a arrebatarle al chavismo su consigna para decirles que “no pasarán”, publica La Verdad.

Por José Gregorio Martínez / Caracas / noticias@laverdad

Para no dejar cabida a la duda, los diputados que conforman el bloque opositor no se limitarán a salvar su voto sino que votarán en contra, lo que amerita una mayor argumentación para participar más activamente en el debate, aunque el resultado es el mismo, según explicó Édgar Zambrano, diputado de Acción Democrática (AD) por el estado Lara.

El parlamentario destacó la unidad de la coalición opositora frente a la Habilitante aunque no se atrevió a considerarla blindada, dada la experiencia reciente con los saltos de talanquera de los diputados William Ojeda, Hernán Núñez y Jesús Parequeima.

“Cada parlamentario es responsable de sus propias acciones. Es impredecible conocer al detalle qué está pensado cada diputado, pero quien incurra en incoherencia política será sancionado por sus propios electores”.

Ya los partidos que conforman la Mesa de Unidad Democrática (MUD) han subrayado que votarán en contra. Copei es uno de ellos. “El Gobierno no tiene los votos para una habilitante, el artículo 203 de la Constitución es muy claro, dejen el show y trabajen por el país”, señaló recientemente Rogelio Díaz, secretario general en Caracas.

Escenarios

De acuerdo al artículo 203 de la Constitución, para la aprobación de una ley habilitante se requiere el voto favorable de las tres quintas partes de los integrantes de la Asamblea Nacional, lo que equivale a 99 votos. El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y sus aliados cuentan con 98 diputados, faltándole tan solo uno para alcanzar las tres quintas partes, o dos si no se incorpora el suplente de Adel El Zabayar, quien se encuentra de permiso indefinido en Siria, formando parte de las brigadas de resistencia de Bashar Al Assad.

Para alcanzar el quórum requerido, Maduro ha insinuado que podría tomar atajos invocando al pueblo, aunque no ha descartado la posibilidad de contar con votos opositores. En la oposición aseguran estar cohesionados, pero si de flancos débiles se trata, podrían ser objeto de coacción Nelson Rodríguez Parra, Jesús Enrique Domínguez y María Mercedes Aranguren, quienes pertenecían al PSUV pero se declararon disidentes luego que el exgobernador de Monagas, José Gregorio “el Gato” Briceño, fuera expulsado de las filas del partido de Gobierno.

Otro camino que se ha manejado tiene que ver con el posible allanamiento a la inmunidad parlamentaria de María Corina Machado, como lo anunció el 25 de agosto desde la refinería de Amuay Stella Lugo, gobernadora de Falcón, lo que daría paso a la incorporación de su suplente Ricardo Sánchez, quien se apartó de la MUD previo a las elecciones del 14 de abril y le retiró el apoyo a Henrique Capriles, pero ya Ricardo Sánchez ha garantizado que no apoyaría la Ley Habilitante y este camino puede ser un poco más largo.

 

Habilitante da para todo

El presidente Nicolás Maduro anunció el 16 de agosto que solicitaría una Ley Habilitante para luchas contra la corrupción, pero hay que recordar que la última Habilitante otorgada a Chávez por 18 meses desde el 17 de diciembre de 2010, fue solicitada con el propósito de atender la emergencia ocasionada por las lluvias, pero posteriormente la Asamblea Nacional la extendió a nueve ámbitos: desde atender calamidades, desastre o catástrofes naturales hasta materias de infraestructura, transporte, servicios públicos, vivienda y hábitat, sistema financiero y tributario, seguridad ciudadana, defensa de la nación y cooperación internacional.