¿Realmente no se puede mezclar alcohol y antibióticos?

Foto cortesía BBC

Las mujeres que están en los primeros meses de su embarazo, y que no quieren todavía compartir la feliz noticia, saben que decirle “no” a una bebida alcohólica en un evento social las delata. Pero si les dicen a sus amigos que están tomando antibióticos, la excusa es perfecta pues su uso es tan común, publica BBC Mundo.

Ni siquiera los más chismosos preguntarán por qué los están tomando.

Pero, ¿es cierto que hay que abstenerse de tomar alcohol cuando uno está en tratamiento con antibióticos?

Hay gente que asume que el alcohol impide que los antibióticos funcionen apropiadamente o piensan que causan efectos secundarios.

Cuando los empleados de una clínica genitourinaria londinense encuestaron a más de 300 pacientes, encontraron que el 81% creían lo primero y 71% lo segundo.

Cuáles tenían razón

En el caso de la mayoría de los antibióticos, ninguna de esas suposiciones es cierta.

El temor es que la gente deje los antibióticos por tomarse una copa, cuando no sea necesario.

Los doctores temen que debido esas creencias erróneas, los enfermos dejen de tomarse el medicamento si se beben una copa de vino. Cualquier cosa que haga que la gente se salte las dosis agrava el problema de la resistencia a los antibióticos.

De hecho, el alcohol no afecta a la mayoría de los antibióticos que son prescritos con más frecuencia.

Hay algunas excepciones: cefalosporina cefotetan y cefalosporina ceftriaxona hacen que el cuerpo procese el alcohol más lentamente, lo que aumenta los niveles de una sustancia llamada acetaldehído. Eso puede provocar varios síntomas desagradables como nausea, vómito, enrojecimiento facial, dolor de cabeza, dificultad para respirar y dolores en el pecho.

La droga llamada disulfiram, que a veces se usa como tratamiento contra la dependencia del alcohol, causa síntomas similares. La idea es que apenas el paciente se toma un trago, experimente sensaciones desagradables, lo que lo disuadirá de seguir tomando.

Los síntomas son muy molestos así que es importante abstenerse de tomar alcohol mientras se toman estos antibióticos en particular y durante unos días después de terminar de hacerlo.