Banco de China se convierte en el nuevo Fondo Monetario

El financiamiento de China a Venezuela asciende a 41 mil millones de dólares

Con el nuevo préstamo acordado con China por cinco mil millones de dólares, el financiamiento del gigante asiático al Gobierno venezolano asciende a 41 mil millones de dólares, convirtiéndose el Banco de Desarrollo de China (BDC) en una suerte de nuevo Fondo Monetario Internacional (FMI) para Venezuela, con las diferencias que explica el economista Alexander Guerrero, publica La Verdad.

Por José Gregorio Martínez / Caracas / [email protected]

“El FMI solo hacía préstamos al Banco Central para financiar la balanza de pagos con el fin de que se liberara el tipo de cambio. Lo que está ocurriendo ahora es que PDVSA no tiene cómo financiarse y China está poniendo toda la inversión. El convenio de que Venezuela aportaría 40 por ciento al Fondo Chino no se está cumpliendo. PDVSA no puede invertir y China lo está poniendo todo y cobrando con petróleo. China hace aportes al fondo en la medida en que Venezuela le envía petróleo”.

Recuerda el economista que el préstamo del FMI en 1989 fue de dos mil 800 millones de dólares en tres tramos, lo que no llegaría ni al 10 por ciento de lo que ha sido el financiamiento chino en la última década, llegando a convertirse Venezuela en el país latinoamericano que ha recibido mayor financiamiento de Pekín, al acaparar más de 52 por ciento de los préstamos chinos a la región.

China y Venezuela comenzaron a fortalecer los lazos comerciales desde 2005 con la firma de importantes acuerdos que llevaron a conformar en marzo de ese año el Fondo de Cooperación Financiera, aportando inicialmente el Gobierno chino un total de 905 millones de dólares, el cual se convirtió en noviembre de 2007 en el Fondo Chino-Venezolano, con la participación del Banco de Desarrollo de China (BDC) y la empresa China National Petroleum Corporation por parte del gigante asiático, así como el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes), el Fondo Nacional para el Desarrollo Endógeno (Fondén), el Ministerio de Finanzas y PDVSA por parte de Venezuela.

A buscar plata

El Fondo Chino-Venezolano comenzó operaciones con un capital inicial de cuatro mil millones de dólares aportados por el Banco de Desarrollo de China y posteriormente hubo un segundo financiamiento por el mismo monto. Hasta febrero de 2012, los recursos con los que contaba el Fondo Chino-Venezolano ascendían a 12 mil millones de dólares, de los cuales ocho mil millones habían sido aportados por China y los cuatro mil millones restantes por Venezuela, según precisó el 24 de mayo del año pasado Edmée Betancourt, durante su gestión como ministra de Comercio.

En febrero de 2012, el Gobierno venezolano firmó un total de 14 acuerdos de cooperación bilateral con China, que le permitirían a Venezuela obtener un financiamiento adicional por el orden de los 10 mil millones de dólares, con lo cual el préstamo total del gigante asiático a Venezuela asciende a 36 mil millones de dólares, de los cuales 16 mil millones se han tramitado a través del Fondo de Financiamiento Conjunto y los 20 mil millones restantes a través del Fondo Pesado Conjunto a largo plazo.

Durante una visita del canciller Elías Jaua a Pekín, poco antes del fallecimiento de Chávez, trascendió que se estaba tramitando un crédito por 15 mil millones de dólares, el cual habría sido rechazado por China, pero Rafael Ramírez, ministro de Petróleo y Minería y presidente de PDVSA, lo desmintió.

Luego le tocó el turno a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, quien realizó una gira por Pekín y Shanghái entre el 8 y 12 de julio, con fines primordialmente políticos. A mediados de mayo, Nicolás Maduro recibió en el Palacio de Miraflores al vicepresidente chino Li Yuanchao, con el que firmó una serie de acuerdos de cooperación y convenios internacionales, pero en ese momento no se concretó nada relacionado con la ampliación del financiamiento.

Pagos con petróleo

Según afirmó el mes pasado Rafael Ramírez, ministro de Petróleo y Minería, Venezuela ha pagado 20 mil millones de dólares a China con petróleo a precios internacionales del total de la deuda que estaba en 36 mil millones, pero con este nuevo préstamo asciende a 41 mil millones.