Nuevo dólar tramitaría 18% de las liquidaciones

Foto Archivo

El mercado alternativo de divisas que ejecutará pronto el Ejecutivo nacional arrojará un nuevo dólar con el que se tramitaría cerca del 18% de las liquidaciones de divisas del país, según estima la firma Econométrica, reseña Panorama.

Con este nivel de cobertura, el nuevo esquema estaría sacando del terreno cambiario al Sicad (Sistema Complementario de Administración de divisas). En ese sentido, el economista Ángel García Banch destaca que el Sicad “desaparecerá a corto plazo y su lugar lo ocupará el nuevo dólar permuta”.

El experto, además, aseguró que este año, la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) liquidará más dólares que lo reportado en 2012, de manera de cubrir la ausencia del Sitme; puesto que la entrada del Sicad en escena no ha logrado llenar el vacío que dejó el sistema basado en venta de títulos de deuda.
La firma Econométrica estima que la entrega de divisas al sector privado para el cierre de este año terminará así: Cadivi liquidará el 87,6% de los dólares, el Sicad un 6,4%, mientras que el resto de las vías tendrá un 6%.

García Banch espera que para 2014, el esquema alternativo o de permuta disminuya el espacio de Cadivi como principal oferente de divisas en el mercado.

Por su parte, el analista financiero Henkel García, señaló que las condiciones para la implementación de un nuevo mercado de divisas, al estilo del permuta de 2010, en estos momentos, son totalmente diferentes a las que había hace tres años atrás.

El analista afirma que hace tres años, las reservas internacionales se ubicaban en 27 mil millones de dólares, mientras las reservas operativas se encontraban cerca de 9.300 millones de dólares. Ahora, las reservas internacionales están por debajo de $ 22 mil millones y las operativas mucho más bajas.

Asimismo, García desestima que el nuevo dólar pueda ser “flotante”, tal y como lo expresó el pasado lunes el ministro de Finanzas, Nelson Merentes.

“El dólar Permuta no va a ser de libre flotación, si lo fuera se dispararía el tipo de cambio y eso resultaría políticamente inviable”, comentó.