Carta pública de Diego Arria a Miguel Rodriguez Torres

Diego Arria

MINISTRO DE RELACIONES INTERIORES, JUSTICIA Y PAZ

3 de mayo 2014

Le escribo en atención a su intervención pública del pasado 2 de mayo de 2014. Ese día usted formuló un conjunto de denuncias que deben ser consideradas, primero por su evidente falsedad, y segundo por el conocimiento que el país y la comunidad internacional tiene hoy de su persona al haber comandado el 4 de febrero de 1992 la acción cobarde y criminal que, en el marco de un golpe de Estado, casi logra asesinar en la residencia presidencial de La Casona a la señora Blanca de Pérez, esposa del entonces presidente Carlos Andrés Pérez, a su hija Carolina y a un nieto.

Un hecho que, al igual que las gravísimas violaciones a los derechos humanos contra una población civil desarmada que tiene lugar en nuestro país en estos momentos, no tiene precedentes en la historia de América Latina.

Es claro que una persona capaz de semejante acto, puede hacer cualquier cosa, como este intento de intimidación y de persecución con sus amenazas.

Su rol como ministro del interior en la criminal represión de las protestas estudiantiles y de la sociedad civil, en las cuales han muerto 41 personas y los heridos se cuentan por cientos, es bien conocida por la comunidad internacional. Sin lugar a dudas las actividades criminales del régimen contra jóvenes venezolanos que luchan por la libertad y han sido acribillados en las calles tendrán consecuencias internacionales.

Voy a comentar por partes sus denuncias:

1. Usted declaró que el “imperio norteamericano” usa dos líneas de acción para “atacar a un pequeño país petrolero que le ha señalado al mundo otro rumbo y forma de construir una sociedad (…) y que quiere impedir la propagación continental del ideal bolivariano y apropiarse y controlar la reserva petrolífera del país (…) vía los Supracónsules (¿?) Antonio Ledezma, Leopoldo López, María Corina Machado y Diego Arria”

Efectivamente ustedes -en especial la cúpula militar- se han encargado de demostrar al mundo como un país rico y pacífico puede ser devastado y dividido por una cuerda de incompetentes y corruptos apoyados por grupos criminales y regímenes dictatoriales desde el exterior. País que su gobierno ha logrado ubicar como uno de los cuatro más violentos del mundo y donde las escasez de bienes básicos se intensifica cada día más. Con la inflación más alta del mundo -llega a 80% en el rubro alimentos, o sea, castiga a los más pobres.

2. Un país que después de doscientos años de independencia ha entregado su soberanía, parte importante de su riqueza y su independencia al control político y estratégico del régimen comunista cubano. Que incluye la vergüenza de tutelar las fuerzas militares, policiales y de inteligencia del país. En resumen el control de Venezuela.

3. En cuanto al llamado “ideal bolivariano” resulta especialmente fantasioso y ridículo la posibilidad de propagarlo a nivel continental. A ninguna nación se le ocurriría imitar el despropósito que representa el modelo anti país venezolano. Eso si, se aprovechan de nuestros recursos, se burlan de ustedes, pero para nada lo copian.

4. En cuanto al supuesto deseo de apropiarse de nuestra riqueza petrolera, usted sabe bien que lo que no ha sido ya entregado a empresas multinacionales, está hipotecado a China, y que los únicos ingresos reales del país vienen de ese mismo imperio -que paga en divisas nuestro petróleo.

5. Resulta especialmente irónico que un personaje como usted, conocido como el Magnicida Frustrado de la Familia Pérez, se atreva a acusarnos de manipular información “para tratar de hacer ver al mundo que en Venezuela se violan los derechos humanos”. El régimen del Indocumentado, al cual usted sirve, tiene un récord infame “de nivel olímpico” en materia de violaciones a los derechos humanos. Basta leer las condenas de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, de la Organización Mundial contra la Tortura, del Parlamento Europeo y de parlamentos como los de Chile, Uruguay y Brasil entre otros. De Amnistía Internacional; Human Rights Watch; de Periodistas sin Fronteras, de la SIP y de un sinnúmero de organizaciones internacionales de derechos humanos.

Resulta innecesario manipular información cuando la realidad documentada es tan contundente y solo su descaro, falta de vergüenza, sumisión y fanatismo puede explicar semejante aseveración

7. La otra línea que usted denuncia y por la que nos acusa corresponde “al narcotráfico y terrorismo para fortalecer la matriz de que en Venezuela hay un Estado Forajido para ir creando la excusa necesaria para atacar a nuestro país”.

En este particular cabe refrescarle la memoria en cuanto a la lista Clinton del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, que incluye a los narcotraficantes activos sancionados por asistir a la guerrilla de las FARC y a cárteles de droga. En ese listado figuran nueve altos funcionarios venezolanos, entre militares, un diplomático y políticos ligados al oficialismo.

Se los recuerdo: Capitán de Navío Ramón Rodríguez Chacín, general Hugo Carvajal, ex director de Inteligencia Militar; general Henry Rangel Silva, General Cliver Antonio Alcalá Cordones, diputado Freddy Alirio Bernal Rosales, Capitán Vassilyly Kotoski Villoarroel, diplomático Ghazi Nasr Aldin, diputado Amílcar Jesús Figueroa Salazar, y Ramón Isidro Madriz Moreno, vinculado con el SEBIN.

9. Si el señor Walid Makled, incluido en la lista por su vinculación con jerarcas civiles y militares del gobierno y otros actualmente bajo investigación pudiesen declarar, esa lista sería incrementada con más colegas suyos, jueces, fiscales y jerarcas del régimen.

10. Por otra parte, es muy conocido el informe anual de la Oficina de la ONU que se encarga del tema del tráfico de drogas. Según esa investigación, por Venezuela pasa 60% de la cocaína que llega a Europa. Para nadie es un secreto que quienes manejan los puertos y aeropuertos de nuestro país son altos personeros del régimen, al cual usted pertenece y defiende y del cual estoy seguro que muchos dentro de la Fuerza Armada quieren distanciarse

11. Su régimen ha sido denunciado internacionalmente por permitir en su territorio al principal grupo narco terrorista de la región, las FARC. Del mismo modo por haber convertido a nuestra patria en una guarida de cárteles de la droga internacionales. Y por favorecer ideológica y financieramente a grupos islámicos extremistas como Hezbolah.

12. Verdaderamente usted no solo falta a la verdad y desdice de su condición de oficial superior de la Fuerza Armada, sino que es un cara dura al declarar que se busca crear excusas para atacar a nuestro país.

Son ustedes, los jerarcas de este régimen dictatorial y militarizado, entregado vilmente al control comunista cubano, los que atacan a la noble población venezolana, y quienes conspiran activamente contra nuestra patria para favorecer intereses trasnacionales contrarios a la República.

Son ustedes, que convertidos en auténticos traidores de la patria, ejecutan una política de terrorismo de Estado utilizando la Fuerza Armada y el poder judicial para perseguir a quienes se oponen al régimen y defienden la democracia y los derechos humanos. Ambos gravísimos delitos por los que un día serán juzgados tanto a nivel local como internacional. Y estos no prescriben. De eso no tenga duda.

13. Finalmente, le recomiendo que en lugar de aprenderse la letra del Alma Llanera, le sería más útil que se aprenda el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional de La Haya. Se lo digo porque usted acumula méritos suficientes para ocupar un lugar preferente en la atención que ese ente le presta a los que promueven como política de Estado la comisión de delitos de lesa humanidad, tortura y otros actos abominables.

14. Hoy, a diferencia de sus denuncias falsas y por supuesto sin pruebas, las nuestras están todas muy bien documentadas.

No tengo ni la disposición ni la vocación para conspirar como ha demostrado tener usted desde que era un capitán (o antes).

Estoy convencido de que su acción represiva, brutal y criminal contra los jóvenes venezolanos está contribuyendo a fortalecer el ánimo y la voluntad de los que luchan, y luchamos, por rescatar la libertad en Venezuela y tener un país en el cual su propia familia seguramente aspiraría a vivir, pero que se lo niegan personajes como usted que nos averguenza a todos.

Del mismo modo los jóvenes estudiantes han convertido su legítimo derecho a la protesta en una causa que inspirará crecientemente al país. Se lo aseguro.

Hablo y escribo abiertamente con la libertad que me permite mi condición de independencia, tanto política como económica.

Muchos amigos me han pedido que dada su peligrosidad no ponga en riesgo mi seguridad personal contestando sus irresponsables denuncias. Igual me lo solicitaron cuando llevé la denuncia contra Hugo Chávez a La Haya.

Nunca le temí al finado. Menos a usted

Diego Arria

Nota:

Mañana en la Universidad de Oxford y el lunes en la BBC en Londres tendré la oportunidad de continuar develando al mundo las acciones de la infame dictadura militarista cubanizada a la cual usted ha rendido su honor como oficial superior de la fuerza armada.

Como ya le habrán informado sus espías cubanos, algo similar hice esta semana en la Cámara de los Comunes del Parlamento Británico y debatiendo en Canning House el infame legado de Chavez: Violencia, confrontación y Destrucción.