Caracas ya no tiene protección frente a fallas del sistema eléctrico

Feb 28, 2016 7:39 am
Publicado en: Destacados, Nacionales
(Foto AFP)
(Foto AFP)

 

La fortaleza que presentaba la región capital frente a las fallas del sistema eléctrico nacional se perdió como consecuencia de la falta de mantenimiento correctivo y preventivo en las plantas de generación térmica, que surten Caracas, Vargas y parte de Miranda, informó Reinaldo Díaz, directivo del sindicato de trabajadores de la región capital, publica El Nacional.

ANA DÍAZ
[email protected]

“Caracas no tiene protección frente a las fallas del sistema eléctrico”, afirmó el dirigente al recordar que el movimiento sindical lleva años alertando a las autoridades eléctricas sobre la necesidad de realizar el mantenimiento recomendado por los fabricantes, el cual debe hacerse cada 10.000 y 30.000 horas de funcionamiento cuando las plantas funcionan con diesel y gas, respectivamente, para que las instalaciones operen eficientemente y garanticen la continuidad y calidad del servicio.

Díaz dijo que la central Tacoa, que está ubicada en Vargas, produce actualmente 220 megavatios de 1.200 MW que es su capacidad instalada, pues de 3 unidades, con capacidad de 400 MW cada una, 2 están paralizadas y una funciona a 18,4% de su capacidad.

Agregó que el resto de las centrales que surten a la Gran Caracas también presentan problemas de mantenimiento como la de Guarenas, India Urquía y La Raisa en Charallave, José María España y La Mariposa en la carretera Panamericana, y Picure y Margarita aledañas a Tacoa. En total, la región capital cuenta con 31 unidades de generación termoeléctrica que suman una capacidad instalada de 3.621 MW.

El dirigente sindical explicó que la sequía por El Niño complica aún más el abastecimiento energético en la Gran Caracas, lo cual pudo resolverse con la adecuación del parque térmico regional para respaldar el menor envío de electricidad desde la central hidroeléctrica de Guri, en Bolívar.

Empeoró mantenimiento. Las unidades de generación a vapor de la central termoeléctrica de Tacoa recibieron el último mantenimiento mayor en 2005, según la inspección efectuada por la Corporación Eléctrica Nacional en 2013 y en la que se deja constancia sobre la urgencia de corregir la situación con paradas programadas en la planta, indica el informe de fecha 28 de octubre 2013 y cuyo código es DGFSE-G-UCES-2013-01-01, presentado en noviembre en un punto de cuenta destinado al entonces ministro de Energía Eléctrica y presidente de Corpoelec, Jesse Chacón.

A dos años de la fiscalización, Reinaldo Díaz y Elio Palacio, dirigentes del sindicato de trabajadores de La Electricidad de Caracas y Vargas, coincidieron en que la situación ha empeorado porque no se realizaron, en su gran mayoría, los mantenimientos recomendados, demostrado en el caso de Tacoa que a la fecha genera 18,4% de su capacidad instalada.

De acuerdo con el informe de 2013, “el proceso de fiscalización se hizo con el fin de velar por la adecuada prestación del servicio eléctrico para garantizar la protección de los derechos e intereses de los usuarios y la satisfacción de la demanda de electricidad”, según la Ley Orgánica del Sistema y el Servicio Eléctrico.

El documento expone que en la revisión se descubrió que las unidades de Tacoa presentan entre 28.000 y 58.000 horas excedidas de operación y acumulan entre 4 y 8 mantenimientos sin efectuar tipo A, B y C, lo cual “significa un retraso sostenido en la ejecución de los mantenimientos recomendados por los fabricantes en las unidades JJSB 05 y 06 y JJSB 07,08 y 09 en las plantas Tacoa y Ampliación Tacoa, respectivamente, que suman una capacidad nominal de 1.320 megavatios, 36% del total de la generación instalada en la región capital”.

Las unidades I al IV de la planta Picure, aledaña a Tacoa, presentaban 14.472, 11.280, 8.382 y 10.929 horas excedidas de operación, por lo que en el informe se anota hacer los mantenimientos correspondientes.

“Además, mantener en servicio las unidades con horas excedidas de operación representa un riesgo de funcionamiento debido al aumento de la posibilidad de ocurrencia de fallas, que podría causar daño a los bienes, al ambiente e incluso a la vida y salud de las personas”, agrega el informe.
La Raisa, José María España, India Urquía y Guarenas no registraban excesos porque fueron construidas en fechas más recientes con respecto a la inspección de 2013

 

Gobierno usa El Niño para ocultar ineficiencias

La grave situación del sector eléctrico nacional no se debe exclusivamente al fenómeno climatológico El Niño, del cual el gobierno ha hecho una matriz de opinión para justificar su ineficiente política energética, manifestaron integrantes del grupo técnico en la materia del Colegio de Ingenieros de Venezuela.

Los técnicos, que pidieron no mencionar sus nombres, destacaron que la falta de mantenimiento ha reducido la disponibilidad de energía aportada por el parque térmico existente en el país, el cual es el respaldo para atender la caída en la generación de Guri.

“El sistema eléctrico venezolano está diseñado para soportar años secos”, aseguró uno de los voceros. Otro agregó que la situación actual del sector eléctrico es de emergencia porque el embalse de Gurí el viernes alcanzó 249,40 metros sobre el nivel del mar.

Refirió que la cota mínima es de 240 metros, lo cual significa que Guri opera con 24% del agua que almacena en su embalse y esa existencia alcanzará para atender la demanda de energía del país hasta finales de abril o comienzos de mayo próximos. En condiciones normales, la central hidroeléctrica proporciona 60% del consumo de electricidad en Venezuela de 13.500 MW, aproximadamente.

La situación de Guri, según los expertos del CIV, “explica mas no justifica las medidas de racionamiento eléctrico anunciadas por el Ejecutivo el jueves”.

Otro refirió que hasta la fecha la Corporación Eléctrica Nacional, Corpoelec, solo ha dado respuestas reactivas ante las contingencias de interrupciones del servicio que se presenten por fallas en la red o desperfecto de los equipos, descuidando la parte del mantenimiento preventivo y correctivo a las instalaciones.

De acuerdo con las fuentes, la planta José María España trabajó con diesel durante un año por la indisponibilidad de gas, lo cual ameritaba acortar el tiempo de mantenimiento a las unidades porque el diesel deja residuos y el gas no.


Loading...

Destacadas