Luis Eloy Añez: Dios Salve la Reina y nuestra Vinotinto

Jul 17, 2017 4:33 pm
Publicado en: Opinión

thumbnailLuisEloyAñez

Un hito histórico. ¡Toda una revelación!… Nuestros valientes y talentosos guerreros Vinotinto deslumbraron desde el primer pitazo durante todo el Mundial de Futbol Sub 20, Corea del Sur 2017. Superaron cualquier expectativa lógica sobre sus posibilidades de éxito, de avanzar hasta la final. Haber quedado Sub Campeones  por la mínima diferencia ante la resucitada Inglaterra, despierta todas las esperanzas y sueños de llevar a nuestra selección absoluta a su primer certamen mundial, Qatar 2022. Nos devolvieron la esperanza y ganas de poder aspirar a un presente y futuro mejor. Revivir todas esas emociones que unió al país –al menos por un rato- hinchados de orgullo Tricolor, con los ojos enchumbados de lagrimas de felicidad, ver a nuestros chicos tiñéndose el cabello de amarillo al buen estilo Peñaranda, apoyando a su selección, no tiene precio. Esa es la Venezuela que queremos y nos merecemos. Ahora, cabe preguntarse ¿Cómo seguir apoyando el desarrollo de esta generación  para que continúe su evolución y se convierta en un fenómeno transformador?. Considero oportuno abrir un debate y análisis sobre la formación de nuestro talento juvenil y sus desafíos. Veamos que han hecho ambos finalistas…

Sobre nuestra Vinotinto: Desde su fundación en 1938 y la década de su despertar futbolístico a partir del 2001, este ha sido su mejor desempeño en cualquier categoría del futbol. Nunca hemos clasificado con nuestra división mayor para un mundial (los únicos en Sudamérica), no obstante con una notoria mejor actuación a partir de este siglo. Hoy en día, nuestra selección se ha ganado el respeto de nuestros pares sudamericanos como una selección siempre a temer. Hace 3 años (agosto 2014) nos llegamos a ubicar en el puesto # 29 del ranking mundial de la Fifa. Actualmente estamos en lugar # 59. En un mundial juvenil masculino, solo habíamos logrado clasificar con la selección Sub-17 ( Egipto 2009) y con nuestra selección femenina de la misma categoría,  hemos llegado hasta semis finales en las dos ultimas ediciones. Ese había sido nuestro techo histórico.  

Ahondando sobre esta importante evolución, sin duda hay que atribuirlo a un pasado: a la cosecha recogida de un gran trabajo, logros y visión de un Richard Páez (DT), un Cesar Farías (DT), un Juan Arango (jugador), un Carlos Saúl Rodríguez (Psicólogo deportivo) y muchas otras figuras mas. El equipo que conformaron, nos sembró una convicción y mentalidad ganadora, de creer en nosotros, en nuestro talento. Lograron despertar un interés nacional en la practica masiva de este deporte, hoy por hoy, desplazando al baseball en cantidad de chicos y chicas que lo practican (se estima mas de 70.000 a nivel nacional) y sueñan con ser profesionales en esta disciplina. Se multiplicaron la cantidad de canchas y clubes que lo trabajan mas seriamente. Se hizo viral esa gran pasión que tantos emigrantes europeos y sudamericanos, que componen nuestra sociedad, sienten por el futbol. Todos ellos, aunado a instituciones publicas e iniciativas de entes privados como Empresas Polar han contribuido enormemente a impulsar el desarrollo de nuestro talento Vinotinto.  Asimismo, el cambio de la reglamentación de la FVF (2007) que estableció la obligatoriedad para los equipos de primera división de tener en cada partido a un jugador juvenil en formación,  permitió que la selección sub 20 tuviese entre 40 y 50 partidos de carácter profesional. Una experiencia de mayor nivel.

 

Un presente: a nuestra sub campeona selección Sub -20 la conforman muchos de la misma que integraron la anterior Sub- 17, también en su momento liderada por Rafael Dudamel (44). Allí comenzó todo el trabajo técnico y táctico. En una entrevista que concedió al diario El País de España, uno de los héroes y el artífice principal de la selección, el Director Técnico Rafael Dudamel destacó  que “Esto no ha sido obra de la casualidad. Lo hemos soñado y hemos trabajado partido a partido, con mayor inteligencia y la mejor disposición. Nos hemos preparado dos años para esto” como parte de esa preparación “los jugadores juveniles han viajado juntos con la selección mayor en los últimos dos años.  En cada partido de la eliminatoria hemos sumado a los juveniles. No son solo sparrings sino que se potencian en la dinámica de juego y elevan su intensidad en la competencia”.

 

Este mayor roce de partidos internacionales, con nuestra división profesional local, también permitió que se estructurara un equipo cohesionado, con mas fogueo, con disciplina, constancia, esfuerzo, sacrificio, motivación al logro y mucha determinación. Dudamel, sin duda  trajo consigo una experiencia de gran valor. Viajo por el mundo como jugador y DT, y lo que vio, lo aplico con el soporte de la FVT. Ninguna de nuestras ediciones pasadas juveniles  Sub-20, ha contado con esta experiencia internacional, continuidad de equipo y  liderazgo.  Actualmente, de los 21 muchachos que nos representaron, 16 juegan en clubes nacionales en primera división y 5 en clubes internacionales en segunda y primera división.

 

Sobre el Equipo Ingles. Los creadores y promotores del  deporte mas popular del planeta, el combinado de los tres leones (emblema histórico que simboliza a la selección), el mas antiguo con 145 años de fundada, renacen y vuelve a glorificarse coronándose Campeones Mundiales por primera vez en esta categoría.  Tampoco sabían lo que era disputar un mundial en esta categoría  y llegaron a Corea del Sur sin ganar un partido de un mundial Sub 20 desde 1997 (hace 20 años). Este titulo Mundial, pese a la abundancia de recursos y clubes millonarios,  no lo lograban desde la Copa del Mundo en la categoría absoluta de 1966, cuando fueron anfitriones. Para esta edición Sub 20, 17 de los 21 jugadores, ya han debutado en clubes de la Liga Premier inglesa y tienen acceso a las mejores instalaciones y formación de la liga más rica del mundo.

El Campeonato de Inglaterra tampoco fue un triunfo que les regalo el azar. Aunado al alto nivel de experiencia de muchos de sus jugadores, esta vez si han sabido aprovechar los recursos abundantes con que cuenta la Federación de Futbol Ingles (FA). Investigando, encontramos que desde hace poco menos de 5 años, la Federación inauguro el “St George’s Park – National Football Centre” un mega complejo de entrenamiento en la región de Staffordshire, ubicado en el Nor-oeste del país a 2.4 horas en carro de la ciudad de Londres. A un costo de 105 millones de libras esterlinas (135 millones de dólares), las espectaculares instalaciones cuentan con 12 canchas para entrenar con grama natural y artificial, una techada y 300 habitaciones administrada por la cadena Hilton. Aquí se prepara y alberga a las distintas divisiones y seleccionado del futbol Ingles. Toda una infraestructura deportiva al servicio de las ciencias del deporte.

 

Esta inversión, seguro ha contado con la influencia de la exitosa estrategia implantada por el Reino Unido, que les permitió alcanzar el segundo puesto en las Olimpiadas de Rio 2016, superando a súper potencias como China, Rusia, Japón, Alemania y Francia. Desde comienzos de la década de los 2000, han implementado un sistema de financiación basado en desempeño. Comienzan asignando recursos en infraestructura y programas de alto rendimiento, basados en su potencial de lograr medallas. Si un programa deportivo falla en generar las preseas que se esperaban en los Olímpicos, se le recortan los fondos. Estos  recortes a los presupuestos dan incentivos para que los deportes que están teniendo problemas busquen mejores resultados, analicen a profundidad sus programas, vean qué funciono  y qué no, y lo construyan nuevamente. Mientras que aquellos que exceden las expectativas son premiados con dinero adicional. Más dinero representa mejor equipamiento, entrenadores, instalaciones, aplicación de las ciencias del deporte, y a largo plazo, resultados. Un circulo virtuoso.

 

Por otro lado, si bien el experimentado Director Técnico y ex jugador Ingles,  Paul Simpson (50), apenas tomo las riendas del equipo a partir de febrero de este año, la Federación Inglesa  ya  les había  planificado encuentros amistosos en Sur Corea desde hace mas de un año para que fuesen aclimatándose a las condiciones de temperatura y humedad del país. Su acondicionamiento físico a lo cual se avocaron desde las ciencias del deporte hizo un gran trabajo. Hasta se llevaron su propio Chef. Adoptaron el modelo de planificación meticulosa y preparación previa que países como Alemania y España ya han puesto en practica en mundiales pasados con grandes resultados. En otras palabras ya cuentan con todo un sistema, estructura organizativa y metodología que lo soporta.  

 

Dios Salve a nuestra “Reina Pepiada”. En el contexto de todo lo anterior, cuando comparamos  la experiencia de ambas selecciones y analizamos los factores clave que le han brindado la posibilidad de disputar esta final, vemos reflejada en la selección Inglesa, a su majestad la Sra Reina,  madura, solida, organizada, con sabiduría y  suficientes recursos acumulados para afrontar cualquier desafío. Sintiéndose con el divino derecho   de haberse coronado soberana del Futbol Sub-20. Mientras la crecida Vinotinto, nuestra “Reina Pepiada”, representa a una adolescente traviesa, alegre, enérgica  y determinada, que se quiere comer el mundo -y sus arepas- superando cualquier obstáculo y con la convicción de que lo puede lograr. Sus recursos son mucho mas limitados  pero con un corazón gigante.

 

Ahora visualizando el futuro de nuestras categorías juveniles, tanto masculinas como femeninas, y la selección absoluta, mas que hacer predicciones sobre  si estaremos o no con posibilidades de clasificar en unas próximas eliminatorias para un mundial mayor, considero pertinente identificar los 3 principales pilares y desafíos  que la ayudaran a madurar y seguir creciendo con bases mas solidas. El tamaño del sueño es directamente proporcional al del esfuerzo y algo mas…

1-Visión y determinación: La visión y determinación es tener metas muy definidas y la resistencia de aferrarse a su futuro día tras día. No por la semana, los meses, sino durante años trabajando realmente duro para que ese futuro deseado se haga realidad. Es esa pasión, perseverancia y compromiso la requerida para alcanzar los objetivos a largo plazo. Nos lo demostró la gestión de Dudamel y su equipo de trabajo con la sub 20. La situación país que nos devora no detuvo su empuje, al contrario, la fortaleció. La determinación es un esfuerzo continuo, como si fuera un maratón, no una carrera a toda velocidad. ¿Quiénes, como y por dónde comenzar? Sin duda, partiendo del apoyo del estado, las respectivas directivas de la federación, academias y clubes formativos, incluyendo a sus entrenadores, equipo multidisciplinario que lo conforman y padres de los atletas.  Todos  alineados hacia un mismo objetivo. Cada institución debería elaborar un proyecto bien estructurado, con metas claras, recursos requeridos, actores responsables y una administración transparente. Vivimos en un mundo cada vez mas interconectado y la tecnología esta disponible para tal fin.

2-Gestión del talento y cultura de excelencia: Apostemos a nuestro talento criollo. Necesitamos identificar desde una muy temprana edad a nuestros mejores talentos con mayor potencial (chicos y chicas) y ofrecerles los recursos e infraestructura que necesiten para desarrollar ese potencial. Este trabajo debe comenzarse con la formación, y retención, de los entrenadores cada vez mas escasos por la diáspora,  para que cada chico, desde que toque por primera vez un balón cuente con un entrenador de primera, con una formación pedagógica integral, que les inculque los valores de deportividad, esfuerzo y sacrificio.  Una mentalidad de crecimiento y la excelencia siempre debe ser nuestro norte y estar en nuestro ADN. Esta cultura se instaura partiendo de reconocer nuestras brechas y trabajando obsesivamente en aplicar las mejores practicas del deporte con los mejores profesionales (locales y foráneos). Hacen falta: activar programas innovadores orientados al talento y al mercado, becas para deportistas de alto rendimiento y me pregunto ¿Nuevos actores y lideres en la gestión?.

3-Inversión en infraestructura y ciencias del deporte. Cada día y en todos los rincones del país se incorporan mas chicos y chicas interesados en la practica del futbol, pero tristemente estamos carentes de mucha infraestructura en función de su demanda y mucha de la existente se encuentra mal mantenida y en continuo deterioro. La escasez ya toco el deporte. Soluciones hay y la Sra Inglaterra demostró con creces como lograrlo. Con toda seguridad una combinación de ayuda de financiación del estado, instituciones publicas y privadas, la FVF, y capital privado podrá logarlo. ¿Hará falta un cambio de paradigma para hacer la apuesta?. Viéndolo hasta como negocio, la inversión tanto en infraestructura como en las ciencias del deporte puede tener un jugoso retorno. Como referencia, seguramente a la fecha muchos de los 21 jugadores de nuestra sub 20, ya tienen en sus mesas atractivas ofertas monetarias de contratos en clubes nacionales e internacionales. La ganancia o dividendos, aparte de la experiencia, la reciben tantos los jugadores como sus clubes formativos. Otra referencia, la reseñada por la BBC Mundo, donde señalaba que durante el 2015 mas de 1.223 transferencias y exportaciones se habían realizado entre los jugadores de Colombia, hoy por hoy una emergente potencia futbolística. Nuestra  cantera puede ser también de centenares de jugadores de alto nivel y valor, con mucho potencial inclusive de superar a los del baseball. Cuando incorporemos las ciencias y tecnología del deporte del siglo XXI, aplicadas al acondicionamiento y desarrollo físico, mental y emocional de los jugadores, seremos testigos de una nueva casta criolla de futbolistas de alto desempeño.

 

Otra mirada… El fútbol tiene la fuerza de un imán, en torno al cual la gente comparte emociones y valores. Es un fenómeno mundial de inclusión. Mandela usó el rugby para reconciliar a los sudafricanos y los alemanes vieron en el Mundial de 1990 la encarnación de la reunificación. El fútbol nos ofrece hoy una oportunidad de transformación socio-cultural, de contribuir con el fortalecimiento  de nuestro afectado tejido social. Inspira a la gente y permite así estrechar los lazos que mantienen unida la nación. Así solo sea, para comenzar, por la escasa hora y media que dura un partido. Es una fiesta de convivencia que todos estamos llamados a disfrutar en paz. Nuestro gran reto es hacer realidad este sueño de país, para que dejemos de celebrar goles, llorar heridos y muertos el mismo día. El fútbol une a la familia y trae paz incluso a las comunidades más turbulentas. Pongamos entonces  esta esperanza y balón a rodar con mucha pasión, compromiso de largo plazo y foco. ¡Vamos Venezuela que Si podemos!. ¡We are the Champions!

Luis Eloy Añez
LIfe Coach

[email protected]




La Patilla TV

Destacadas