Omar Villalba: La premeditada abulia del régimen

Sep 12, 2017 7:16 am
Publicado en: Opinión
Omar Villalba
Omar Villalba

 

Desde que “ascendió al trono” Nicolás Maduro nos vendió un grandilocuente cuento para justificar el impacto de una crisis económica que, después de vapulear al mundo desde el 2008, nos alcanzaba a nosotros. En nuestro caso la situación tomaba un color patético por una serie de razones, en las que destacaba por encima una sola: Venezuela, como mucho de los países exportadores de petróleo hacen poseía un fondo de compensación macroeconómica el cual, dicho en términos sencillos, es una suerte de “guardado” para cuando haga falta efectivo. Pero a diferencia de nuestros hermanos petroleros, nosotros nos consideramos invulnerables ante esta crisis, una suerte de Supermanes y nos gastamos ese fondo en cosas que no vienen al caso o que no rendían débitos.

Cuando la crisis global, en todo su esplendor, nos alcanzó de lleno, este gobierno decidió que las consecuencias no venían del hecho de haberse gastado el fondo de compensación macroeconómica, “el guardado”, de forma irresponsable. Sino que era producto de la sempiterna conspiración imperialista, que al ser incapaz de usar la fuerza contra la patria de Bolívar se valía de otros instrumentos. Y así, como todos los grandes cuentos de la historia, surgió la Guerra Económica.

Y, lo cierto es que la bendita guerra ha sido la gran excusa de todos estos años, junto a la eventual invasión imperialistas. Ambas cuestiones parecieran ser las cándidas fantasías de quinceañeras que este régimen, y sus dirigentes, tienen. A la par que la han culpado de todo lo males, desde la escasez hasta el sabañón, los rojos parecieran suspirar con vehemencia, más que Romeo por Julieta, por la bendita guerra y la invasión. Pero, el viernes de la semana pasada, no la reciente, uno de sus cuentos conspiranoicos se hizo verdad: el Presidente de los Estados Unidos —Este Imperio que tanto odian y aman a la vez— firmó una orden ejecutiva donde daba luz verde para que se aplicaran a Venezuela una serie de sanciones económicas.

Y, como al pastorcito que gritaba lobo cada dos por tres, al gobierno se le vino el alma al piso cuando el terrible can hizo acto de presencia frente a ellos, después de años de invocarlo. Y es que, una cosa es llamar al Diablo, y otro verlo venir. Y en ese ínterin, uno pensaría que este gobierno estaba preparado para hacerle frente a la Guerra Económica, como están “en teoría” preparados para el conflicto armado. Pero, como todo con los Rojos, la situación resultó decepcionante. Nuestros queridos revolucionarios, redentores, salvadores, planificadores no solo no tenían un plan B, ni tampoco un guardado con un letrero de “úsese en caso de emergencias” sino que no han hecho NADA. Como un chiquillo abrumado por el miedo, nuestros “valientes e indómitos hijos de Bolívar”, se han quedado paralizados. Tal vez por el miedo o adrede, lo cierto es que la ANC aun no presenta el plan estratégico que ganará esta gran partida de ajedrez global, contra el malvado Imperio.

Han caído en la abulia, a la cual se aúna, la burda interpretación de la democracia que ello suelen hacer, la cual consiste en dialogar y preguntar a todo el mundo lo que debe y no debe hacerse. Y esto suelen hacerlo cuando la situación amerita que se tome una decisión contundente, solida y directa. La verdad es que, no es momento de sentarse a dialogar con los sectores productivos, con el economista, el empresario y el campesino. No, es el momento de hacer el trabajo para el cual fueron elegidos: DECIDIR.

Pero, ¿han tomado una decisión? Una de verdad no. ¿Qué han hecho? La siguiente tontería o tonterías: primero echar culpas (en ello son expertos) luego preparan todo para realizar un “juicio histórico” sobre aquellos que motivaron, promovieron e incentivaron al Imperio para que nos sancionaran (algo que huele a nacionalsocialismo de calle) y luego han llamado a un diálogo entre sectores y establecido 5 líneas de investigación para reforzar y resolver la situación del país. ¡En serio! ¿Se van a poner a investigar la situación del país?

¿Cuáles son esas cinco líneas?

-Sustituir el petróleo como fuente de energía
-Situación de las reservas petroleras de Venezuela
-Estado de las reservas energéticas de Estados Unidos
-Fondo de Inversiones que impactan en la industria petrolera mundial
-Partidos de laboratorios vs Estados-Nación.

Y ¿qué va a pasar en el ínterin con Venezuela? Pues nosotros tenemos que comernos un cable y el yeso de las paredes, mientras ellos investigan y disertan sobre como solventar esta situación. Pero, uno pensaría que una élite política, combativa y lista para cualquier eventualidad, tendría un As bajo de la manga contra un Guerra que lleva tiempo gestándose. Y que muchas veces el caudillo ha dicho que van ganando. Uno pensaría que, “dado que ellos son marxistas” y considerando el peso que tiene la economía en este pensamiento, ellos tendrían ya la solución de antemano frente a este dilema. Pero resulta ser que no.

Veamos ahora, ¿Qué es lo que se va investigar? ¿Sustituir al petróleo como fuente de energía? Les comunico que es uno de los negocios más rentables del mundo, superado por el del narcotráfico, este bien o mal administrado. Pasar del petróleo a otra fuente de energía no es algo que se haga de la noche a la mañana y menos por decreto. Por otro lado ¿de verdad piensas acabar con la mayor fuente de ingresos de un Estados que esta lleva casi un siglo en esta actividad económica? ¿Cuál va a ser nuestra fuente de ingreso alternativa si los otros sectores de productivos están deprimidos?

Luego tenemos la situación de nuestras reservas, ¿Qué tienen que investigar en ese punto? ¿Qué necesitan saber ? ¿Qué más pueden conocer que ya no sepan de antemano? De verdad no le veo razón de ser a este punto, y al de las reservas estadounidenses menos. Aunque, tal vez necesiten saber de cuantas disponen ellos para no venderles más petróleo. Pues siento comunicarles, que es público y notorio, que Estados Unidos cuenta con grandes reservas de petróleo y algunas están escondidas. Además, tienen socios más cerca y más dispuestos a venderle petróleo.

De los otros puntos, pues el último es una suerte caricia ideológica y demagoga que se dan a sí mismo para justificar todo su aparato político. En cuanto a los Fondos que impactan la economía venezolana, es algo que deberían tener claro, pero supongo que buscaran a saber cómo les impactan las decisiones de terceros en un mercado financiero competitivo y neoliberal.

Como ustedes pueden ver, estas son las grandes, acertadas y efectivas decisiones que la Asamblea “todopoderosa” Nacional Constituyente piensa llevar a cabo frente a la cruda realidad de las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos. Van a sentarse a disertar, como sofistas y demagogos, a pensar en la inmortalidad del cangrejo y otros bichos, cuando deberían decidir de una buena vez como resolver un problema que está intensificando el malestar del pueblo venezolano, y que ellos han provocado. Me recuerdan a los violinistas del Titanic, quienes se dedicaron a tocar sus instrumentos mientras el barco se hundía.

Como colofón a todo este circo, la ANC culpa a las élites colombianas, que no tienen vela en este entierro. Luego, siguen su camino por otro lado, especialmente haciendo cosas tan innecesaria como leyes contra el odio, o estatutos para regular a los proveedores de las redes sociales. Todo esto, como si no supieran ellos que estas corporaciones se encuentra en el extranjero y no tienen por qué responder ante el gobierno venezolano y su super poderosa ANC.

Mientras el pueblo de Venezuela corre el riesgo de pasar más penurias de las que ya esta pasando, ellos se van a dedicar a hacer filosofía sofista y a ampliar el aparato represor, en vez de resolver de una buena vez los problemas que nos aquejan. Y estos son, Damas y Caballeros, los grandes herederos de los próceres, que en vez de actuar se van a sentar a hablar, y no con el adversario sino entre ellos.

Bueno, al final del día va a resultar que los temibles centauros del llano, los luchadores zamoranos, son mucho ruido y pocas nueces. Y, mientras tanto el resto del pueblo pues que se lo lleven los demonios y se aguanten, cual machos mexicanos, mientras sus cabecitas iluminadas dan con una solución al jaque en el que nos hallamos. Lo malo es que, cuando la “solución llegué” tal vez sea igual, o más inútil, que la decisión de ponerse a investigar ahorita.

Nos queda, a nosotros los venezolanos de a pie, tratar de resolver y capear los vientos tormentosos que penden sobre nuestras cabezas; mientras que el Régimen se encierra en su burbuja y se dedica a ejercitar su PREMEDITADA ABULIA.

Bien, este será el momento para sacar la casta y garra, demostrar los resistentes y solidarios que somos. Como dice el dicho: las horas más oscuras son las previas al despunte del alba. Y por lo que se ve, dentro de poco amanecerá.

 




La Patilla TV

Destacadas