De las primarias a las regionales, por Trino Márquez

Sep 13, 2017 7:18 pm
Publicado en: Opinión

ThumbnailTrinoMarquez

Las primarias de la oposición, además de poco concurridas, dejaron algunas grietas entre Acción Democrática y Primero Justicia, dos de los más importantes partidos de los que integran la Mesa de la Unidad Democrática.

La baja participación hay que entenderla en el marco del desánimo general que ha invadido a la oposición. Luego de cuatro meses de enfrentamientos abiertos con el gobierno y más de ciento treinta asesinatos, la mayoría de ellos de jóvenes, no se logró ninguno de los objetivos fundamentales planteados. Nicolás Maduro se mantiene en el poder, la asamblea constituyente se instaló y está funcionando, no se fijaron las elecciones generales adelantadas y el régimen ha dado un giro aún más represivo. Este saldo negativo no ha podido ser contrarrestado por los efectos positivos obtenidos en ese ciclo de luchas: la destrucción de la democracia en Venezuela se convirtió en el centro de atención de la comunidad internacional, el gobierno de Maduro se encuentra aislado y desprestigiado, los crímenes de lesa humanidad y las constantes violaciones a los derechos humanos han sido condenados por el mundo y la crisis económica y social sigue agravándose, sin que el gobierno tenga ni la más remota idea de cómo resolverla. Las medidas que propone –más controles de precio, la cesta de monedas y la operación conejo, además de necias solo contribuyen a acentuar el descalabro.

A la raquítica participación de los electores también contribuyó el desconcierto que crearon dos hechos que deben separarse. La decisión de acudir a las elecciones para gobernadores, que dieron origen a las primarias, se adoptó sin que hubiera un debate transparente previo. A Henry Ramos Allup le pareció obvio que debía participarse, se fue al programa de Vladimir Villegas en Globovisión y fijó su posición. Le impuso una situación de hecho a la MUD. Como en los viejos tiempos. La audacia de Ramos Allup le salió bien a AD. Obtuvo doce de los veintitrés cargos en disputa. Esperemos que le salga bien también a la MUD y al país en la cita de octubre.

Los francotiradores que usualmente apuntan hacia la MUD aprovecharon para sembrar cizaña. Sin proporcionar ningún argumento sólido, acusaron a quienes decidieron acudir a los comicios regionales de “colaboracionistas”. Después de cuatro meses de lucha para salir del régimen, todo concluiría, según esos detractores, en la participación en unas simples votaciones para gobernadores. ¡Una traición inaceptable! Participar era claudicar, sobre todo después del fraude constituyente denunciado por Smarmatic. El desconcierto entre los electores fue mayúsculo. La inhibición en las primarias era una forma de quejarse.

Me anoto entre quienes defienden la importancia del voto y de las elecciones, no importa cuán adverso sea el ambiente. Sin embargo, creo que a la gente hay que tratarla con más respeto del que manifiestan algunos dirigentes, especialmente cuando se han alimentado expectativas situadas más allá de las fuerzas reales.

De lo ocurrido hay que extraer algunas lecciones que permitan llegar al 15 de octubre en las mejores condiciones posibles. Las fisuras que se abrieron entre AD y PJ, que tienen como escenario lo ocurrido en Aragua, deberían quedarse allí: un impasse surgido entre dos organizaciones que se disputaron las preferencias del electorado en un estado del país. Las posiciones hegemónicas y la arrogancia no son convenientes. Ismael García, difícil de digerir para una buena parte del electorado opositor, hasta hace pocos días fue un activo militante de PJ, donde aterrizó después de haber transitado por algunas agrupaciones, entre ellas, del chavismo, donde llegó a ser el jefe del Comando Maisanta. Si AD quiere obtener el triunfo con ese candidato en Aragua, donde el oficialismo siempre ha triunfado, tendrá que desplegar sus virtudes persuasivas con toda la oposición, no solo con PJ. Debería despojarse de su arrogancia habitual. Irse a la televisión o a la radio a regañar a los dirigentes de PJ porque no respetan la “voluntad de los votantes” no hará más que ahondar las diferencias entre dos organizaciones que la nación necesita para alcanzar la victoria en esa entidad tan importante.

La polémica entre AD y PJ afortunadamente se circunscribió a Aragua. En el Zulia y otros estados donde las diferencias entre los candidatos vencedores y el resto de los aspirantes fueron estrechas, las heridas se sanaron con rapidez y sensatez. El enemigo madurista es demasiado poderoso e inmoral para estar peleando entre aliados. La tesis del enemigo principal debe prevalecer sobre cualquier disputa secundaria.

El Gobierno está haciendo todo lo posible por evitar que la derrota en las regionales sea catastrófica. Ya exigió que los nuevos gobernadores se sometan al mandato de la constituyente fraudulenta. Solicitud intrascendente, pues todos los poderes están subordinados a ese aquelarre. Vendrán nuevos y más poderosos misiles. Lo fundamental es que la oposición se mantenga cohesionada en torno a los candidatos electos, los programas que propongan y las organizaciones que se formen para impulsar esas candidaturas. Propinarle una severa derrota al gobierno debe ser el objetivo primordial.

@trinomarquezc




La Patilla TV

Destacadas