El día en que el chavismo tomó la calle sin Chávez

Reuters

Decenas de miles seguidores del presidente Hugo Chávez tomaron hoy Caracas con un masivo acto con el que se reivindicó la figura del jefe de Estado venezolano en la jornada en la que tenía que haber jurado su nuevo mandato y no lo pudo hacer.

El chavismo tuvo hoy su ceremonia de celebración, con animadores televisivos, gritos, coros, discursos y un juramento final de fidelidad de todos los presentes al presidente venezolano, con el propósito de llenar el vacío dejado por Chávez en la fecha fijada por la Constitución para el inicio de su cuarto mandato.

“Aquí en Caracas, hoy, 10 de enero, le decimos al comandante Chávez: comandante recupérese que este pueblo ha jurado y va a cumplir lealtad absoluta”, gritó el vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, al cerrar su intervención ante decenas de miles de seguidores del gobernante que respondían con la mano en el corazón a la juramentación colectiva.

El acto se convirtió en un homenaje al presidente en el que tomaron la palabra los jefes de Estado invitados: el boliviano, Evo Morales; el nicaragüense, Daniel Ortega, y el uruguayo, José Mujica, que encabezaron las palabras de elogio a Chávez junto a primeros ministros y cancilleres de varios países latinoamericanos y caribeños.

Morales aseguró que la salud del presidente venezolano es una “preocupación” de todos los pueblos antiimperialistas del mundo porque “representa esa lucha antiimperialista, anticapitalista de todos los pueblos del mundo”.

Mujica pidió que si el gobernante venezolano “mañana no está” prevalezca la “unidad”, la “paz” y el “trabajo”, y Ortega advirtió sobre la necesidad de evitar los enfrentamientos.

“Es la paz lo que más tenemos que cuidar en estos momentos, porque la confrontación y la muerte en Venezuela llevaría a la confrontación y la muerte en toda América”, indicó el presidente nicaragüense.

Chávez se encuentra internado en La Habana desde que el pasado 11 de diciembre fue operado de un cáncer situado en la zona pélvica y del que, según el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, se ha informado “suficiente, debida y oportunamente”.

Villegas acusó a la oposición de confundir “el derecho a la información con el morbo”.

De acuerdo con los últimos reportes, Chávez está en estado “estacionario” con una insuficiencia respiratoria como consecuencia de una infección pulmonar severa.

Su ausencia ha hecho correr ríos de tinta y discusiones sobre la forma en que debía procederse constitucionalmente, pero al final el Tribunal Supremo decidió ayer avalar la tesis del oficialismo y permitir que Chávez asuma formalmente el cargo cuando se recupere y que el Gobierno que debía finalizar hoy continúe sus funciones.

Antes del simbólico juramento, Maduro se despachó contra la oposición llamándola a que “se cuiden” de supuestos planes golpistas y denunciando un presunto “plan de sectores de la ultraderecha para buscar un muerto, dos muertos, y llenar de sangre las calles de Venezuela”.

El vicepresidente venezolano citó manifestaciones que va a hacer la oposición -“una especie de sabotaje”, dijo- y llamó a las autoridades policiales “a cuidar mucho la acción que se vaya a tomar”.

“Los invitamos a no ponerse locos a respetar la paz de esta patria, a esa oposición que siempre cae en la tentación golpista la llamamos a la reflexión a la rectificación a tiempo y a los patriotas y a las instituciones a la acción firme”, afirmó.

Defendió la unidad que existe en la dirección del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), particularmente con su “hermano”, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, y acusó a la prensa del mundo de mentir todos los días y de hacer ver a los “compañeros del mundo” que hay división interna.

“Nos estamos matando de amor por el pueblo, nos estamos matando de lealtad a Chávez y a esta patria”, agregó gritando.

La oposición rechazó hoy la decisión del Tribunal Supremo de Justicia y convocó a una marcha pacífica para el próximo 23 de enero, día en que se conmemora el 55 aniversario del final de la última dictadura militar.

El diputado Alfonso Marquina, en nombre del bloque de la Unidad de la oposición, tildó de “bodrio” y “política” la sentencia emitida ayer por el Supremo, cuestionando que ese tribunal considere que ni tan siquiera hay falta temporal del presidente, cuando no está en el país para poder asumir.

Maduro recordó han sido días “duros para todos” en lo “sentimental” desde la operación del presidente hace 30 días y que el mandatario está “en batalla”.

“Nosotros le decimos: comandante, tranquilo, continúe su batalla que aquí tienen un Gobierno bolivariano y un pueblo revolucionario”, afirmó. EFE