Diego Arria: En Venezuela sucedió un golpe de Estado con un barniz institucional

El ex embajador de Venezuela ante la ONU, Diego Arria mostró este sábado en rueda de prensa su preocupación por la situación que a su juicio, vive el país frente a la comunidad internacional. “Venezuela no puede esperar nada de las instancias internacionales porque el régimen venezolano desde hace años se ha blindado con el petróleo como ningún otro país”.

“He oído que algunos dirigentes de oposición piensan ir a Washington y yo les diría que ir a hablar con el señor Insulza es perder el tiempo. En todo caso debe hablarse con los gobiernos que forman parte de la Organización de Estados Americanos pero sin tener la menor esperanza. Venezuela es víctima de la indiferencia internacional”, señaló.

“El señor José Miguel Insulza, que ya tiene para nosotros un prontuario de cooperación con este régimen desde el revocatorio, ha dicho: no voy a pronunciarme sobre Venezuela, sin embargo, dijo luego: los tres poderes ya se han pronunciado, con lo cual, ya se pronunció”, argumentó.

Explicó que cuando ocurrieron los casos de Honduras y Paraguay la comunidad internacional actuó con una celeridad extraordinaria por ser países pobres y sin petróleo, “En el caso venezolano hemos estado viendo que la actuación ha sido lamentable y deplorable”.

Destacó que, “En el caso de Brasil, la presidenta Rousseff dijo la semana pasada que le inquietaba mucho el tema de que se pudiese interrumpir el proceso institucional de Venezuela, no obstante, a los tres días Marco Aurelio García, un viejo colaborador del régimen cubano y su asesor principal en materia de política exterior, dijo que era perfectamente legal y constitucional lo que aquí ocurre. Por otro lado, Colombia no ha abierto la boca”.

Rumbo del país

Arria aseguró que “Chávez ya no es el problema porque él no está”, y  alertó que el país está sumido en un conjunto de discusiones e interpretaciones, algunas de tipo legal, mientras que, en su opinión, el país ha dejado de existir. “Venezuela ya no es una República, es una colonia cubana desde hace mucho tiempo. Vengo advirtiendo desde hace años que vivir en la negación de la realidad es la mayor debilidad que hoy ofrece la sociedad venezolana”.

Agregó, “Incluso, estando Chávez, ya el país estaba perdido porque todos los poderes estaban secuestrados al servicio del régimen. Hace pocos días hemos visto como esta realidad se ha hecho presente con el dictamen del Tribunal Supremo de Justicia más absurdo e irracional, que no merece el respeto de nadie. En mi concepto, merece el rechazo y la condena nacional, como de hecho ya lo han comenzado a hacer los principales comentaristas en el mundo en base dos decisiones previas del propio TSJ”.

Vicepresidente Presidente a medias

En cuanto al Vicepresidente Nicolás Maduro, enfatizó que es una persona que no puede suscribir convenios internacionales, sumar préstamos ni nombrar ministros. “El TSJ en esta oportunidad con la Asamblea Nacional, no solo han decretado la ingobernabilidad sino que han dado paso a un gobierno de facto. En Venezuela sucedió un golpe de Estado con un barniz institucional que no es aceptado por nadie”.

Celebró las recientes declaraciones de la Iglesia Católica sobre el tema de la interpretación constitucional, las cuales definió como “fuertes, claras y concisas”.

Planteó revisar la historia venezolana donde, según su opinión existen ejemplos sobre que caminos seguir frente a la realidad que vive el país. “Hay un ejemplo muy importante que fue la Sociedad patriótica, aquella que decía: ¡Muera la tiranía, viva la libertad! Creada por Roscio, Miranda y fue el principio de la Primera República venezolana. Algo así puede fundarse en Venezuela”, concluyó.