Delsa Solórzano rechaza declaraciones de Daniel Ortega

Foto: Archivo

La diputada al Parlamento Latinoamericano, Delsa Solórzano le envío una carta abierta al presidente de Nicaragua, José Daniel Ortega donde rechaza y critica sus declaraciones en un acto realizado por el Partido Socialista Unido de Venezuela el pasado 10 de enero.

Carta abierta

Excelentísimo
Señor José Daniel Ortega Saavedra

Presidente de la República de Nicaragua, Managua.-

Señor Presidente

Me dirijo a usted, en la oportunidad de manifestarle mi consternación y profundo rechazo a las peyorativas palabras que expresó el día 10 de enero del presente año, en el acto político realizado por el Partido Socialista Unido de Venezuela, donde califica a los Diputados de la Alternativa Democrática, textualmente como “buitres, a los que no se les podía llamar de otra manera. Los buitres que siempre andan merodeando y no se dan cuenta que aquí la única carroña que existen son ellos”.

Sus palabras me aluden directamente, ya que soy Parlamentaria venezolana, pero como todas las mujeres de mi país lucho día a día por la dignidad de mi pueblo, desde mi trinchera legislativa, desde mi pensamiento, desde mi modo de ver las cosas, pero desde el venezolanismo.

En tal sentido, valorando lo sucedido en mi condición de ciudadana venezolana y de Diputada ante el Parlamento Latinoamericano, donde tengo el deber de velar por la democracia y la protección de los Derechos Humanos de mi país y la región, debo aclararle que ante cualquier inclinación política que tengamos, primero se es venezolano, gentilicio del que nos sentimos profunda y verdaderamente orgullosos y esa es una realidad que debe respetarse nacional e internacionalmente.

Las palabras que Usted emitió, no representan la forma adecuada de calificar a ninguno de los veintinueve millones de venezolanos, ni a ningún ciudadano de nuestra América Latina o el mundo; su uso fue denigrante y sin duda constituye una discriminación por razones políticas, cosa que no debería ocurrir viniendo de persona alguna y mucho menos de quien goza de una investidura tan importante como la de Presidente de una Nación, donde seguramente, como ocurre en cualquier punto de nuestra geografía mundial, todos sus habitantes piensan diferente y todos merecen igualmente ser respetados.

En el caso venezolano, necesitamos que la Comunidad Internacional conozca que se lucha a diario por el rescate de la institucionalidad democrática y por su carácter representativo, donde el pueblo de Venezuela necesita que exista no un país con dos naciones, sino una sola nación, en la que impere el concepto de igualdad, concebido en el hecho de que simpatizar o disentir con alguna tendencia política no sea un factor que constituya alguna prerrogativa o menoscabo para el reconocimiento, respeto, ejercicio y goce de sus Derechos Humanos.

Es muy importante que se comprenda que el momento político que atraviesa mi país exige prudencia y madurez, debiendo detenerse toda clase de abuso y odio para emprender un proceso de tolerancia, paz y unión nacional; apreciando el pueblo venezolano, que se adecuen entonces bajo el principio internacional de no injerencia e intervención en asuntos internos, los gobernantes de países que no compartan o coincidan con estos valores.

Sus palabras ofensivas e injerencistas insultan a mi pueblo, el que quiere paz, justicia y libertad. Ofenden también la investidura parlamentaria que ostentamos quienes fuimos electos por el voto popular, el cual por cierto representó el 52.4% del total de la población electoral del momento.

Reciban Usted y todo el hermano pueblo de Nicaragua, sin distingo alguno de color político, mi saludo desde el sur de la América Latina, “donde nace con fuerza el pensamiento”.

De mi mayor consideración,

Atentamente,

Diputada Delsa Solórzano

Grupo Parlamentario VenezolanoParlamento Latinoamericano

Prensa Parlatino MUD