La Cidh deplora muertes en cárcel venezolana e insta a tomar medidas urgentes

(Foto Efe)

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó hoy “su preocupación ante los hechos de violencia” en la cárcel de Uribana, en Venezuela, donde fallecieron 58 reclusos el pasado 25 de enero, e instó a Caracas a “adoptar medidas urgentes” para garantizar la vida de los reos.

“La Comisión Interamericana reitera al Estado venezolano su deber de adoptar medidas urgentes orientadas a garantizar los derechos a la vida e integridad personal de todas las personas privadas de libertad en Venezuela”, indicó el organismo en un comunicado.

La CIDH subraya que “el debido control del orden interno en las cárceles por parte de las autoridades es el presupuesto esencial para garantizar los derechos humanos de las personas privadas de libertad”.

De acuerdo con informaciones públicas, el 25 de enero de 2013 se registraron hechos violentos durante los cuales fueron disparadas armas de fuego en el interior de la cárcel de Uribana y, según las autoridades venezolanas, murieron 58 reclusos y un guardia, y varias decenas más resultaron heridas.

En su nota, la CIDH recordó que respecto a ese centro penitenciario “existen medidas provisionales vigentes ordenadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) el 2 de febrero de 2007, mediante las cuales solicitó al Estado “decomisar las armas que se encuentren en poder de los internos”.

Reiteró, además, su llamado previo a la atención del estado venezolano “con respecto a la práctica de los llamados ‘Coliseos’ en dicho centro, consistentes en enfrentamientos con armas blancas organizados por los propios reclusos”.

En este sentido, insistió en que “los Estados tienen el deber fundamental de asegurar el control y la seguridad interna de las cárceles y no pueden de ninguna manera renunciar a este deber inherente”.

Por otro lado, la CIDH se refirió a los comentarios de la ministra para el Servicio Penitenciario de Venezuela, Iris Varela, que indicó que artículos divulgados por algunos medios privados de comunicación, como el canal Globovisión, constituyeron “un detonante para la violencia”.

El organismo calificó de “preocupante que funcionarios públicos responsabilicen de hechos de violencia en una cárcel a los medios de comunicación por haber trasmitido información de interés público que había sido proporcionada por las autoridades de Gobierno”.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. EFE