Llega a París la “pop-star” del fútbol mundial, David Beckham

La “pop-star” del fútbol mundial, el inglés David Beckham, llegó este jueves a la capital francesa donde por la tarde debería fichar por el París Saint Germain, líder de la Ligue 1, antes de poner fin, a sus 37 años, a una lucrativa carrera llena de éxitos deportivos.

A primera hora de la tarde, Beckham llegó al hospital La Pitié-Salpêtrière de la capital francesa, donde el París Saint Germain pasa habitualmente el reconocimiento médico de sus fichajes, un preludio del posible acuerdo entre el futbolista y el club parisino, informaron fuentes médicas.

Dos canales de la televisión británica, BBC y Sky Sports, informaron este jueves de que Beckham va a firmar por el PSG, una información que no fue desmentida a la AFP por el director técnico del club parisino, el brasileño Leonardo.

Esta vez parece que el fichaje va en serio, no como hace un año, también en el mercado invernal, donde se especuló mucho con la llegada al PSG de Beckham, pero finalmente decidió continuar en Estados Unidos, tras consultarlo con su esposa, la excantante de las Spice Girl Victoria Beckham.

El PSG ha convocado una rueda de prensa este jueves a las 16h00 (GMT) en la que el propietario del club, el catarí Nasser Al-Khelaifi, y el propio Leonardo podrían anunciar la llegada de la estrella inglesa, de 37 años, y que actualmente está sin equipo desde que abandonó Los Angeles Galaxy.

La cadena francesa BeInSport (perteneciente a la cadena catarí Al Jazeera) informó por su parte que Beckham estaba en París “para pasar el reconocimiento médico” y que después “firmará un contrato de seis meses” con el equipo parisino.

Su llegada a París sería sobre todo un gran golpe de efecto comercial para el PSG por lo que la “marca” es capaz aún de vender en todo el mundo y el club francés podría aprovecharlo, y también sus dueños cataríes, para ganar mercado en Asia.

Poco importa si el exnúmero 7 del Manchester United (de 1992 a 2003) ya no es ni la sombra de aquel jugador que desbordaba una y otra vez por la banda derecha y dueño de un pie derecho que colocaba balones allá donde quería.

“Es más que un jugador, es una marca, una pop-star”, admitió Leonardo en septiembre de 2011.

El brasileño, incluso, entrenó a Beckham cuando éste jugó cedido por los Galaxy en el Milan.

Antes, de 2003 al 2007, jugó en el Real Madrid de Los Galácticos (junto al portugués Luis Figo, el francés Zinedine Zidane y el brasileño Ronaldo), aunque todo su palmarés con el club blanco se reduce a una liga (2007).

“No es aún oficial, pero si es el caso, es una muy, pero que muy buena noticia para la exposición mediática de la Ligue 1”, declaró por su parte el seleccionador francés Didier Deschamps.

“Es un jugador cuya personalidad va más allá del fútbol, como Zlatan Ibrahimovic. Fuera de nuestras fronteras, da una visibilidad mayor a nuestro campeonato”, añadió.

Beckham, estrella de las alfombras rojas y de las fiestas sociales en todos los lugares chic del planeta con su mujer victoria, no tiene ya las piernas de cuando tenía 20 años, pero aún puede causar estragos en la banda derecha y, por su experiencia en el Real Madrid, se sabe también que no es un jugador conflictivo si tiene que quedarse en el banquillo de los suplentes.

Hace un año el excapitán de la selección inglesa (115 partidos) ya estuvo a punto de fichar por el PSG, pero finalmente decidió quedarse en Los Ángeles, donde estuvo hasta el pasado mes de diciembre, cuando puso punto final una aventura de cinco años y medio en el fútbol estadounidense, que acabó con un segundo título del campeonato norteamericano.

Tras anunciar que abandonaba los Galaxy, el centrocampista anunció su intención de involucrarse en un “último desafío” antes de retirarse como jugador y regresar a Estados Unidos, donde podría convertirse en propietario de uno de los equipos de la liga estadounidense.

AFP