Trafican mujeres en Maracaibo

La joven, de 19 años, escapó de una banda anoche. La raptaron en Amparo. Estuvo 9 días en cautiverio. Sus captores iban a venderla en la capital. La víctima denunció que con ella se encontraban otras cuatro muchachas. La Policía investiga si se trata de una banda que comercializa mujeres, informa La Verdad.

Por José Manuel Sánchez / Maracaibo / [email protected]

La muchacha presentó signos de deshidratación y desnutrición, pero no de violencia física. (Foto: Vannyver Viloria)

Corrió, pidió auxilio y pudo volver a su casa. Los polimaracaibo la ayudaron cuando, desesperada, recorría los pasillos del terminal de pasajeros. La chica, de 19 años, se aferró a los uniformados apenas los vio. Les dijo que unos hombres la mantuvieron encerrada durante nueve días y que pretendían llevársela a otra ciudad.

A las 7.30 de la noche de ayer los captores se encontraban en el lugar comprando un pasaje para el centro del país. Ella, sin saber dónde estaba, se bajó de un Ford Fiesta blanco. Atravesó la calle de Haticos y se acercó al terminal por ayuda. En sus declaraciones indicó que lo primero que pasó por su mente, al verse sola, fue: “Me escapo o me matan”.

Los policías radiaron la novedad. Unas patrullas recorrieron el sector en búsqueda de los sospechosos, pero no los encontraron. A la joven la llevaron a la sede del comando en la Vereda del Lago, donde relató lo sucedido y se reencontró con su madre, quien no denunció el rapto por temor.

Tratantes

Bajo el resguardo de la Policía, la joven, cuyo nombre omitieron por razones de seguridad, declaró que junto a ella había cuatro o cinco muchachas más. Todas estaban en cautiverio. Nunca vio sus rostros, porque a todas las tenían vendadas. No recuerda detalles del lugar donde la escondieron. “Siempre tuve los ojos tapados”.

La madre de la joven señaló que los delincuentes se comunicaron con ella en tres oportunidades para pedirle recompensa. La última llamada fue hace dos días. “Amenazaron con venderla si no pagaba la cantidad que pedían”.

Alejandro Querales, director de Polimaracaibo, informó que para el momento del secuestro la joven se encontraba en Amparo, pues se dirigía a la casa de su abuela. “Ella logró ver la cara de uno de sus secuestradores, con su ayuda haremos un retrato hablado”.

La víctima no presentó evidencias de maltrato, pero estaba deshidratada y baja de peso.

El cuerpo policial revisa las cámaras de seguridad del terminal para obtener más características de los delincuentes. Al mismo tiempo  notificaron sobre el hecho a los diferentes cuerpos policiales. “No descartamos que estemos ante una banda de tratantes de blancas”.

 

“Vamos a coordinar con los otros cuerpos policiales para dar con el paradero de las otras muchachas”.

Alejandro Querales. Director de Polimaracaibo.