Herida grave por quemaduras aspirante a Reina del Carnaval de Tenerife

Saida Prieto, al ser maquillada poco antes de la celebración de la gala tinerfeña (Efe)

La noche más importante del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife santacrucero acabó rondando la tragedia, después de que se incendiase el traje de Saida Prieto Hernández, aspirante a Reina de la fiesta, que sufrió graves quemaduras tras prenderse fuego su fantasía, aparentemente, como consecuencia de un efecto especial que llevaba la candidata que le seguía en el orden de aparición y que ardió antes de tiempo, sin que se sepan todavía los motivos, informa abc.es.

La aspirante sufrió quemaduras de primer y segundo grado, especialmente en la espalda, que motivaron una inmediata asistencia en el lugar y su posterior traslado al Hospital Universitario. Durante la madrugada, se especuló con que fuese derivada a Sevilla, al hospital Virgen del Rocío, para atender las quemaduras, aunque los médicos han preferido, según fuentes cercanas a la familia, esperar a su evolución en las próximas 48 horas.

Saida Prieto se encuentra en estos momentos con respiración asistida y sedada y su pronóstico es reservado, según fuentes del hospital. Otras seis personas han tenido que ser atendidas en hospitales por quemaduras leves, entre las que se encuentran los diseñadores de Prieto, que fueron los primeros en intentar apagar el fuego y liberar a la joven del traje en llamas.

Aunque el público que asistía a la Gala de la Reina y que colmaba en esos momentos el recinto ferial de Tenerife no se enteró de lo que sucedía, en la entrada al escenario reservada a los números impares —Saida Prieto era la número 7— se vivieron momentos de gran nerviosismo después de que el traje de la candidata se viera envuelto en llamas al contagiarse de un efecto especial llamado «fuego frío» que llevaba la aspirante de Radio Club Tenerife, la número 9.

Según ha informado el Centro de Coordinación Operativa de la Administración Local (Cecopal) , la Policía Local de Santa Cruz está desde anoche trabajando en las diligencias oportunas para remitirlas al juzgado y así, de este modo, poder conocer qué fue realmente lo ocurrido y determinar responsabilidades.