Manuel Rosales comparte iniciativa de crear un nuevo sistema económico para evitar la pobreza

El presidente fundador del partido Un Nuevo Tiempo, Manuel Rosales respaldó el llamado de la Internacional Socialista a equilibrar el mercado mundial a fin de evitar el crecimiento de la pobreza.

Para el dirigente socialdemócrata el mundo se encuentra en una encrucijada en su lucha por recuperarse de una crisis financiera nacida de una globalización desenfrenada y una falta de regularización de los mercados más grandes del mundo.

“Las economías no han producido un crecimiento sostenido y significativo capaz de restaurar la seguridad material y la confianza en el futuro. Esta situación se ha convertido en la piedra angular para los gobiernos en general, que golpea a los sectores más desfavorecidos,  profundizando así la situación de pobreza en el mundo”, señaló Rosales.

 

Para el fundador del UNT este escenario de miseria e injusticia social se ve agravado por la ausencia de políticas efectivas que promuevan programas de reducción voluntaria de las tasas de fertilidad como una acción decisiva para reducir la pobreza extrema.

En este sentido, el Gobernador del estado Zulia durante el periodo 2000-2008 saludó que la IS, haya tomado en cuenta su propuesta de crear una comisión de trabajo frente al tema de la pobreza y el crecimiento demográfico, cuyo incremento desordenado afecta principalmente a las naciones con menor capacidad para garantizar la salud, la estabilidad y la prosperidad de la gente.

Rosales reiteró que el tema es muy delicado, y en este sentido explicó que la situación amerita acciones públicas frente al crecimiento acelerado y a la escasez de recursos lo cual “genera que una sexta parte de la población se vea impedida de salir de la pobreza extrema sin verse aliviada por el crecimiento económico global”.

Equilibrios necesarios

El líder de UNT señaló que en la reunión de la IS también se acordó hacer un llamado a todas las naciones del mundo para que se reconozca la necesidad de abandonar políticas equivocadas sobre austeridad fiscal, y emprender un conjunto de medidas para regularizar las finanzas y el crecimiento global.

“En tal sentido, es necesaria la solidaridad en cuanto a temas como la igualdad entre y con las naciones, entre clases, razas y géneros. Esto exige a los gobiernos actuar de un modo coordinado a nivel global a fin de  obtener una mayor participación de los beneficios recaudados, para la creación de políticas salariales más justas con el objeto de atenuar las desigualdades”.

Según Manuel Rosales, las naciones deben trabajar para alcanzar el equilibrio justo entre crecimiento económico, crecimiento demográfico, industrialización y respeto al medio ambiente.

“Esto requiere de una nueva comprensión y una redefinición de lo que llamamos crecimiento, una sustitución del anticuado PIB y la inclusión de nuevos indicadores de bienestar y de realización de capacidades humanas”, finalizó.