Obama: Control de armas es necesario para impedir nuevas muertes de niños

(foto AP)

El presidente Barack Obama afirmó este jueves que si bien los principios de los propietarios de armas de fuego deben respetarse, es necesario tomar medidas para impedir la muerte de más niños estadounidenses a causa de la violencia por el uso de ellas.

“Debemos ser conscientes de las medidas que podemos tomar para poner fin al ciclo de violencia por armas en el país, y deberíamos hacerlo aún sabiendo que existen diferencias regionales”, explicó a los congresistas demócratas en una conferencia en Leesburg (estado de Virginia, este).

Obama reconoció la dificultad política del debate sobre las armas, que a menudo enfrenta a las áreas rurales -a favor de la caza- con las áreas urbanas, pero que aunque esas diferencias deben respetarse, es necesario hacer algo.

“Las armas significan cosas distintas para una persona que se crió en una granja de una comunidad rural, y (para) otra que creció en la ciudad”, señaló.

Pero al mismo tiempo agregó: “la mayoría de los propietarios responsables de armas reconocen que no podemos permitirnos una situación en la que 20 de nuestros niños mueran, o 100 de nuestros niños, o 1.000 de nuestros niños sufran por tiroteos y sean asesinados de manera insensata”.

Obama convirtió su compromiso de tomar medidas para combatir la violencia armada en un punto central de su agenda para el segundo mandato, luego de la masacre de 20 escolares y seis adultos ocurrida en diciembre en Newtown (Connecticut, este), episodio que traumatizó al país y reflotó con fuerza el debate sobre normas para regular el uso y venta de armas de fuego.

El 16 de enero, el presidente firmó una serie de decretos que establecen entre otras cosas la obligación de que los vendedores de armas verifiquen los antecedentes de los compradores, y ordenan a los organismos públicos a estudiar nuevas formas de impedir que personas “peligrosas” tengan acceso a armas

Al mismo tiempo, el presidente desafió al Congreso a aprobar reformas duraderas de la ley, incluyendo la renovación y el fortalecimiento de la prohibición de los rifles de asalto, y normas para tapar huecos legales que permiten que el 40% de las ventas de armas se hagan sin verificación de antecedentes.

Pero la esperanza de que se concreten este tipo de prohibiciones se ve opacada por el hecho de que muchos legisladores de la férrea oposición republicana y algunos demócratas moderados enfrentarán en ambos casos en 2014, su batalla por la reelección en estados que apoyan la tenencia de armas, por lo cual respaldar una legislación que las prohiba podría perjudicarlos electoralmente.

AFP