Obispo paraguayo vaticina mayor visita a la iglesia en América Latina

El nuevo papa Francisco I, el argentino Jorge Bergoglio, “atraerá multitudes a la Iglesia” católica en América Latina, vaticinó el obispo de Alto Paraná en Paraguay, monseñor Rogelio Livieres, un prelado formado en Argentina.

“Es una noticia maravillosa para América Latina. Francisco I atraerá multitudes a la Iglesia por pertenecer a este continente y por el idioma”, señaló en declaraciones a la AFP Livieres, visiblemente emocionado por el anuncio de este miércoles.

“Yo lo veía en la catedral (de Buenos Aires). Alguna vez presidió la misa cuando la ofrecíamos a San José Escribá de Balaguer. Es un hombre cordial y afectuoso, sobre todo muy humilde”, expresó el obispo paraguayo, perteneciente al Opus Dei.

“Una vez, después de un velatorio, lo invitamos a llevarlo a su casa, pero se excusó. Dijo que prefería ir en el (transporte) subterráneo. Dijo que llegaría más rápido”, comentó.

Recordó que durante la dictadura argentina “fue bastante perseguido”.

“Estuvo recluido en (la ciudad de) Córdoba. El cardenal Quarracino lo sacó y lo llevó al arzobispado de Buenos Aires. El hizo mucha campaña a favor del bautismo, tanto de los pequeños como de las personas mayores. ‘Lo único que hace falta es bautizarse’, decía”.

El nuevo papa “es un hombre que va a ser muchísimo bien a la Iglesia. La mitad de los católicos del mundo hablamos castellano”, remarcó.

Ante el escándalo de los religiosos acusados de pederastia y los “Vatileaks”, la filtración de documentos confidenciales que reveló una trama de abuso de poder en la Curia Romana, el gobierno central del Vaticano, Livieres dijo que el nuevo jefe de la Iglesia los tratará con serenidad, como se debe.

Según el obispo de Alto Paraná, si Francisco I sigue los pasos de Juan Pablo II, antecesor de Benedicto XVI, “será un papa que dará mucho que hablar”.

Sostuvo que Benedicto XVI no pudo hacerlo “por su salud y sus años”.

“Pero todos sabemos que el trato directo con el pueblo es lo que ha dado un éxito rotundo a Juan Pablo II. Y si es un latinoamericano como el cardenal Bergoglio, él tendrá una capacidad de arrastre que moverá a todo el continente, el continente de la esperanza. Estoy seguro”, señaló.