Balearon a liceista en su propio colegio

Foto: Carlos León/Correo del Caroní

Una herida por arma de fuego en el ojo izquierdo sufrió un estudiante de la Unidad Educativa Integral La Pirámide, situada en el sector UD-145, San Félix (Ciudad Bolívar).

El suceso ocurrió aproximadamente a las 4:00 de la tarde de ayer dentro de las instalaciones del centro educativo. Según información policial, fue otro alumno quien accionó el armamento; no obstante, directores, maestros y demás estudiantes de la institución aseguraron ante los organismos policiales no haber visto el ataque.

La víctima, de 16 años, y cursante del quinto año de bachillerato, fue auxiliado por dos compañeros que, con la ayuda de un representante, lo llevaron hasta el Hospital Dr. Raúl Leoni, en Guaiparo, donde informaron que el adolescente estaba inconsciente y en delicado estado de salud.

Varios maestros que esperaban respuestas de los médicos se rehusaron a dar declaraciones, con la frase: “no estamos autorizados para hablar”. Pidieron que no se les hicieran preguntas.

Los estudiantes fueron despachados y solo se presenciaron pocas personas en el lugar, posiblemente parte de la directiva, que no se acercó a la puerta para dar información de lo ocurrido.

Desde la entrada del colegio se observaron las manchas de sangre que quedaron marcadas en un muro que está al lado del departamento administrativo del centro educativo. Algunos alumnos estaban en la parte de afuera del colegio y entre lágrimas señalaron: “no sabemos nada, solo sabemos que le dieron un tiro y nadie vio nada”, dijo una joven mientras lloraba por lo ocurrido.

“Se presume que le dispararon con un revólver debido a que no se encontró ninguna concha de bala, no quedó ninguna evidencia en el lugar”, dijo un uniformado del Centro de Coordinación Policial (CCP) Guaiparo.

Hasta las 5:30 de la tarde de ayer al hospital no se había presentado ningún representante de la víctima, se desconoce si las autoridades del centro no les notificaron lo ocurrido al momento del hecho.

Violencia en las escuelas
A pesar de que está prohibido el porte de armas por duelo en el país, se siguen evidenciando la violencia por armas de fuego, y ahora dentro de las escuelas. Ejemplo de ello, la estudiante de quinto año que murió en enero tras ser baleada dentro del colegio Andrés Bello, en la parroquia La Candelaria, en Caracas. Michell Andrea Buraglia Ruda, de 16 años de edad recibió un balazo en la espalda que le salió por el pecho, cuando estaba en clase de educación física, la dejó sin vida frente a sus compañeros.

Por el asesinato de Buraglia fueron arrestados dos estudiantes de la misma institución y, además, se recuperó el armamento que los alumnos ingresaron al colegio. El homicida de Michell, de 15 años, portaba una pistola 9 mm y, según la Policía científica, el joven quiso atacar a otro estudiante, pero fue Buraglia quien recibió el tiro.