Desmantelada en Madrid una red de distribución de heroína

(Foto referencial)

La policía española desmanteló en Madrid una red internacional de distribución de heroína que abastecía a otros traficantes de España y Portugal, en una operación en que han sido detenidas cuatro personas y se han incautado 45 kilos de estupefaciente.

“Se trata de un grupo particularmente peligroso, que utilizaba armamento de guerra y era muy violento”, afirmó en una rueda de prensa el director de la policía española, Ignacio Cosidó.

Los 45 kilos incautados son “una cantidad especialmente significativa”, destacó el director de la policía.

Una vez preparada y puesta en el mercado negro “podría haber alcanzado entre 3 y 5 millones de euros”, según el inspector jefe de la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, Gabriel Sánchez.

En la operación fueron detenidos un ciudadano dominicano y dos polacos, además del cabecilla de la red, Carlos Pereira, originario de Guinea Bissau pero nacionalizado español.

La droga, procedente de la zona de Pakistán, era adquirida por el grupo en Holanda, que luego la redistribuía a otros narcotraficantes en España y Portugal, según un comunicado de la policía española.

La investigación comenzó en septiembre del pasado año, después que el jefe de la organización, que era conocido por sus subordinados como “el señor de la droga” o “Pablo Escobar”, participara en un tiroteo en Madrid durante una compra-venta de droga, en el que hirió a otros dos narcotraficantes con un fusil de asalto AK-47.

La identificación de los participantes en esa reyerta llevó hasta la red de narcotráfico, desmantelada cuando el “señor de la droga” se disponía a hacer una entrega de 2,5 kilos de heroína, que fueron encontrados en la furgoneta que conducía.

Posteriormente, en los registros llevados a cabo en tres viviendas, la policía incautó otros 42,5 kilos de heroína, medio kilo de cocaína, 8 kilos de sustancia para adulterar la droga, material para manipularla, un revólver, un chaleco antibalas y munición. AFP