Estudiantes protestan por la reforma educativa en España

AFP

En un contexto de creciente malestar social por las medidas del Gobierno español para tratar de salir de una profunda recesión, miles de personas secundaron el jueves las manifestaciones de estudiantes convocadas en varias ciudades españolas.

Bajo el lema “Nuestra educación no pagará vuestra deuda”, los alumnos y profesores universitarios marcharon por Madrid, Barcelona, Sevilla, Zaragoza, Orense o Granada tras una jornada de huelga.

“Tenemos que estar todos los días en la calle para que esto valga para algo”, dijo un estudiante de Ingeniería Forestal de la Politécnica que asistió a la manifestación de Madrid.

Tras partir de los diversos campus universitarios de la capital, donde se realizaron varios encierros durante la noche en las facultades, los manifestantes recorrieron el paseo de la Castellana desde Nuevos Ministerios hasta el Ministerio de Educación, donde una veintena de policías antidisturbios custodiaban la entrada.

Las políticas de educación abanderadas por el ministro José Ignacio Wert – una profunda reforma educativa que incluye aumentos de tasas y que es vista por algunos como un intento de “mercantilizar” la Universidad – han sido objeto de fuertes críticas y numerosas protestas no sólo entre los estudiantes de enseñanzas media y superior sino también entre asociaciones de padres y comunidades educativas del sector público.

“Con los grados me preocupa no saber si voy a poder estudiar el año que viene, si voy a estudiar tres años de una carrera y por no poder pagar el cuarto me quede sin nada”, dijo Irene Pérez, estudiante de sicología de la Universidad Complutense.

“Si se ahoga la universidad no va haber salidas porque no va a haber dinero”, dijo Daniel Martínez estudiante de filología de la Autónoma de Madrid. “Creo que se busca que empresas y bancos vayan de la mano y nos lleven al mercado laboral que les interese”.

Detonante de protesta

Las manifestaciones fueron secundadas no sólo por estudiantes universitarios, sino también por el profesorado, trabajadores de la universidad y la conocida como Marea Verde, que engloba a personas y colectivos de todos los sectores educativos contra lo que consideran una privatización del sistema.

“Estas movilizaciones servirán cuando empiecen a tocar a los profesores que, como los médicos en sanidad, son el núcleo duro de la enseñanza”, declaró un trabajador de la Facultad de Telecomunicaciones de la Politécnica, que acaba de despedir a 301 trabajadores.

Junto con la sanidad pública- también en proceso de amplia remodelación y ajustes de gasto-, la educación es una de los principales detonantes de las protestas callejeras ahora tan frecuentes en la España obsesionada con reducir el déficit y los cinco millones de parados.

Se trata de la segunda manifestación de este tipo a nivel nacional que se produce en mes y medio, tras la que tuvo lugar el pasado 7 de febrero en varios puntos de España.

La huelga llega tras unas declaraciones del ministro de Educación – el representante del Gobierno con peor valoración entre la ciudadanía, según sondeos, – en las que reclamaba un “impulso moral” de padres y estudiantes, para hacer de la educación la “gran tarea nacional”.

Pese a la división social, Wert pedía un “gran consenso” para una reforma que espera mejore la empleabilidad de los universitarios. Reuters