Asociación de víctimas desea el aplazamiento del proceso PIP

(Foto Archivo)

Una de las principales asociaciones de víctimas del escándalo de implantes mamarios defectuosos de la empresa PIP manifestó el jueves su deseo de que sea aplazado el proceso previsto en Marsella (sur de Francia) a partir del 17 de abril, criticando el procedimiento y evocando eventuales incertidumbres jurídicas.

“Muchas zonas oscuras persisten en este asunto”, estimó Roland Mino, abogado del Movimiento de Defensa de Mujeres Portadoras de Implantes y Prótesis (MDFPIP), en rueda de prensa organizada en su despacho de Tolón (sur) junto con Murielle Ajello, presidente de la asociación, que reivindica 1.500 miembros.

“El tribunal está contento de organizar este proceso mediático”, pero “¿cuál es su finalidad? ¿podrán las víctimas ser indemnizadas realmente”, dijo el abogado. “En vista de la manera como fue organizado el procedimiento, temo que tal no sea el caso”, agregó.

Argumentó, que “falta gente en el banquillo de los acusados”, enumerando el certificador alemán TUV, la agencia francesa de seguridad de los medicamentos (ANSM) y la firma PIP que, dijo, “aún no ha sido liquidada”.

Cinco directivos de PIP, entre ellos su fundador Jean-Claude Mas, comparecerán durante un mes en Marsella por “engaño”.

Paralelamente, dos instrucciones judiciales están en curso, una por “heridas involuntarias” y otra sobre los eventuales fondos de Mas en el extranjero.

El MDFPIP desea que se integra al primer proceso los elementos de la instrucción financiera, por considerar que la condición de insolvente de Mas fue “organizada manifiestamente”, explicó el abogado.

Consultado por la AFP, otro abogado de víctimas, Philippe Courtois, que defiende a 2.300 miembros de la Asociación de Mujeres Portadoras de Prótesis PIP (PPP), indicó, por su parte, que “se opone a todo pedido de aplazamiento” del proceso.

Explicó que sus clientes esperan “estar frente” a Mas, y que el proceso por engaño “es una primera etapa de esta causa”.

El escándalo PIP estalló en marzo de 2010 cuando se decidió el retiro de las prótesis del mercado francés y la quiebra judicial de la empresa, que había utilizado para sus implantes un gel de silicona impropio para uso médico en reemplazo del gel médico homologado, con el objetivo de reducir sus costos.

Frente a los riesgos de rupturas y de irritaciones que presentan dichas prótesis, a fines de diciembre de 2011 el gobierno francés recomendó a las mujeres portadoras de PIP en Francia que las retirasen, actitud seguida por algunos gobiernos extranjeros.

Las prótesis eran fabricadas en Francia, pero 84% de ellas eran exportadas, muchas de ellas a América Latina. AFP