Paralización de la liquidación de divisas disminuye inventarios de materia prima

Foto: El Impulso

Una acelerada disminución de inventarios de materias primas está provocando la virtual paralización de la liquidación de divisas por parte del Gobierno al sector manufacturero, lo que a su vez, se está reflejando en una caída de la producción y del abastecimiento de productos de consumo masivo, reveló la Confederación de Industriales de Venezuela (Conindustria). Así lo reseñó el diario El Impulso.

Los retrasos en la asignación de dólares por parte de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), superan los 200 días, lo que significa que las empresas han tenido que limitarse a trabajar con los inventarios de materias primas que ya se están agotando. Además no pueden adquirir nuevos compromisos de compra porque los proveedores exigen la cancelación de la deuda que tampoco se ha podido pagar por falta de dólares.

En estos momentos, sectores como el de la confección reportan que cuentan con insumos para mantener la producción por un lapso de 60 a 90 días como máximo, pues los retrasos en la entrega de divisas para importar ascienden a 250 días. Mientras, los fabricantes de autopartes advierten que tienen Autorizaciones de Adquisición de Divisas (AAD) antes del 15 de julio de 2012 -fecha establecida el pasado 8 de febrero para reconocer el dólar a Bs. 4,30- por un monto de 104 millones de dólares.

El sector alimentos tiene Autorizaciones de Adquisición de Divisas (AAD) antes del 15 de octubre del pasado año superior a los 895 millones de dólares; la industria de medicamentos reporta una deuda de más de 1.540 millones de dólares; el sector químico, 74 millones de dólares; metalúrgico, 80 millones de dólares; vidrio, cerámico y refractarios, 20 millones y el textil, 4 millones de dólares. En el caso de los sectores de alimentos y medicamentos, la situación es más complicada por cuanto ambos están sometidos a estrictos controles de precios calculados a la tasa de 4,30 y ahora deben cancelar la deuda contraída con los proveedores internacionales a 6,30 atentando contra el patrimonio de esas empresas.

Adicionalmente, el mecanismo que se estableció para sustituir al Sitme -el cual fue eliminado el pasado 8 de febrero- no está cubriendo los requerimientos de la industria y se ha mantenido bajo un manto de secretismo, pues no se sabe el precio al cual fueron vendidas las divisas ni a qué empresas le fueron adjudicadas.

Encuesta de coyuntura

Los resultados de la encuesta de coyuntura industrial correspondientes al cuarto trimestre de 2012, de alguna manera ratifican la crisis que experimenta el sector. De hecho se observa que éstos son inferiores a los del mismo lapso del 2011, lo que coincide con las cifras del BCV que reflejaron que la manufactura registró al cierre del 2013 el menor crecimiento del año. Adicionalmente, las perspectivas a futuro son poco favorables, y probablemente no consideraban totalmente el impacto de las medidas adoptadas este año que han restringido aún más el acceso a las divisas y la posibilidad de ajustar precios.

Al revisar los niveles de producción, 50% de los encuestados de la mediana industria y 50% de los de la pequeña industria reportan que su producción disminuyó mucho o poco, mientras que para la gran industria la caída es en el 45% de las empresas consultadas.

Entre los factores que impiden el aumento de la producción, se mantiene la incertidumbre política como el principal con un 85% de las respuestas, seguido de la falta de divisas que pasó de concentrar 75% de las respuestas en el trimestre anterior a 85%. En el tercer escalón está la falta de materia prima según 80% de los consultados, quienes fundamentalmente se refieren a las procesadas por las empresas básicas de Guayana y del sector petroquímico.

Destaca igualmente que la mayoría de los sectores reportan caída de los inventarios, como es el caso de alimentos, bebidas y tabaco; textiles, confección, cuero y calzado, productos metálicos; papel y cartón; madera y muebles y químicos.