Una guía del Cuartel de la Montaña jura que Chávez reencarnó en su perro

Guía miliciana en el Cuartel de La Montaña asegura que el comandante reencarnó en su perro Nevado. En la capilla del cuartel, dos retratos de gran tamaños opacan el Cristo del altar. Chávez habría estado allí el 8 de diciembre rezando y despidiéndose, reseña La Verdad.

Por José Gregorio Martínez / Caracas / [email protected]

Con un mal presentimiento se levantó Alba Antúnez el 5 de marzo pasado, se sentía triste y con un dolor en el pecho que no podía ocultar. Su hijo, un oficial de la aviación, se encontraba en Curazao, a punto de volar hacia Puerto Rico. Recuerda que la llamó para ofrecerle un regalo y ella le pidió un perfume. Cuando le preguntó qué sabía del Presidente, ella le respondió que estaba recuperándose, aunque sentía que lo inevitable estaba por llegar.

“Recibimos la información más dura y trágica que podamos transmitir a nuestro pueblo. A las 4:25 de la tarde de hoy 5 de marzo ha fallecido el comandante presidente Hugo Chávez Frías luego de batallar duramente con una enfermedad durante casi dos años”, informó en cadena nacional el vicepresidente Nicolás Maduro.

Antes del anuncio oficial ya esta humilde mujer había roto en llanto. Hacía escasos minutos que había recibido un mensaje de texto de sus camaradas con la terrible noticia. Alba Antúnez es sargento segundo de la Milicia Bolivariana; hoy, se mantiene muy cerca del comandante, pues le fue asignada la misión de servir de guía en el Cuartel de La Montaña, donde descansan los restos de Hugo Chávez, el mismo joven soldado que fue alumno de su esposo en la Academia Militar y que el 4 de febrero de 1992 encabezó un intento de golpe de Estado contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez y, ante el fracaso de la misión, tomó como refugio este lugar al que luego puso por nombre Cuartel 4F.

Para los habitantes del 23 de Enero, este sector es su casa, para el resto del mundo es uno de los barrios más peligrosos de Latinoamérica. Allí, en la cima de este cerro que fue el mayor bastión chavista, está enclavado el cuartel que hoy sirve de tumba al líder de la revolución. Su fachada da justo hacía el Palacio de Miraflores, incluso, desde el cañón que hacen sonar todos los días a las 5.00 de la mañana, puede verse el memorable balcón del pueblo.

El mito

Las visitas guiadas a lo que viene siendo el museo de Hugo Chávez tienen una duración aproximada de media hora en grupos de 20 personas. En la cola para ingresar, un joven procedente del estado Lara no desaprovechaba la oportunidad para sacar beneficio económico vendiendo fotos del hombre que pasó de ser una revelación política a un mito religioso tras su desaparición física.

Y es que para los “creyentes” de la ideología política que comienza convertirse en un culto, Chávez sigue presente, pero no solo en sentido figurativo. La devoción a su líder parece estar instaurando una “religión” que desplaza peligrosamente los valores del cristianismo con ideas ajenas a un país predominantemente católico. El anuncio –folclórico para muchos- de Nicolás Maduro haber sentido en un pajarito el espíritu del mandatario fallecido, es realmente un asunto serio para los fieles a esta nueva figura mitológica que empiezan a dar por un hecho la teoría de la reencarnación.

Nevado, el perro de Chávez que lo acompañó en el cortejo fúnebre, sigue al lado de su amo en el Cuartel de La Montaña, donde es atendido por oficiales y milicianos no como una simple mascota sino como un huésped de honor. Antes de ingresar al patio central del cuartel, donde reposan los restos de Chávez, la sargento Antúnez señala hacía el Palacio de Miraflores desde el jardín donde se encuentra el cañón, justo frente a la entrada principal, y se dispone a narrar el curioso suceso al que incluye su conclusión.

Cuenta que todas las mañanas el perro se para allí a mirar hacía el balcón del pueblo. “¿Ustedes no creen en la reencarnación?”, pregunta. “Es Chávez que reencarnó en ese animal”. Su hipótesis la sustenta incluso aseverando que al perro le gusta el café y que además es un poco exigente, pues no acepta beber en un recipiente para animales, deben servirle todos los días café en una taza bien limpia.

El recorrido por el lugar incluye la visita a una capilla en la que el Cristo central se ve opacado por dos retratos de gran tamaño del Presidente fallecido. Cuenta nuestra amable guía que el 8 de diciembre, horas antes del anuncio en cadena de la nueva operación y la designación de Nicolás Maduro como sucesor, Chávez estuvo en esa capilla “rezando y despidiéndose, estaba muy triste, como nunca antes lo había visto”.

Así está la tumba 

*Los restos de Chávez están permanentemente custodiados por cuatro guardias de honor, dos de cada lado, haciendo cambios de guardia cada cinco horas. T

*Lo escolta una estatua del Libertador y retumba con insistencia su voz con discursos grabados que se repiten todo el día.

*La tumba, cubierta de mármol, tiene instalado un termómetro digital que marca tanto la temperatura y la humedad interna como externa. Ayer, en horas del mediodía, la temperatura interna se encontraba en 26 grados centígrados con 48 por ciento de humedad, mientras que la temperatura externa estaba en 25 grados con 92 por ciento de humedad. “No está embalsamado”, soltó uno de los visitantes al observar la temperatura interna.

Obituario

“Les propongo que sigamos luchando, como decía nuestro cantor Alí Primera ‘por la alborada de un mundo nuevo’, de una Patria independiente y socialista, donde podamos vivir viendo inspirados en los más altos valores del humanismo. En ello, yo, soldado tuyo, pueblo mío y amado, pongo todo mi corazón venezolano”, reza la placa que cubre la tumba.