Incertidumbre por normas para venta de medicinas

Foto: Archivo

La incertidumbre y confusión reinan entre los ciudadanos que frecuentemente compran diversos medicamentos, bien sea para tratamientos continuos propios o de algún familiar, al conocer que en los próximos días se implementará la compra de 92 por ciento de los fármacos obligatoriamente con la presentación del récipe médico. lanacion.com.ve

Similar situación se da en las personas que laboran dentro del sector farmacéutico, quienes objetan la medida, por considerarla inadecuada para su aplicación en el país, al dificultar aún más la venta de medicinas, que ya está marcada por la escasez, falta de divisas para su producción e incremento constante de los precios.

Farmacéuticos y propietarios de farmacias alegan que no han sido informados por completo de las normas que deberán acatar y, simplemente, conocen la gaceta oficial 40.131, por resolución del Ministerio del poder popular para la Salud, donde se establece que los medicamentos deberán ser vendidos con presentación de la prescripción médica, la cual debe tener varios elementos en el récipe, y deben ser recetados por el principio activo, mas no por el nombre comercial.

Al consultar a los farmacéuticos, en varios establecimientos en San Cristóbal, estos indicaron que aún esperan instrucciones precisas cobre la nueva normativa, pues tienen conocimiento de que la Federación Farmacéutica Venezolana, así como la Federación Médica Venezolana y otras organizaciones, le solicitaron al Gobierno nacional que sea derogada esta decisión.

Aunque prefieren no identificarse, por temor a represalias contra su actividad comercial, dijeron al equipo de Diario La Nación que consideran inviable el cumplimiento, ya que hay pacientes con tratamiento continuo que no tienen dinero para ir al médico cada mes y pagar una consulta por un récipe, ni los médicos, tanto en el sector público como en el privado, tendrán capacidad para atender la cantidad de pacientes que requieren la prescripción.

Otro farmacéutico de la capital tachirense indicó: “nosotros sabemos que el objetivo de ellos es acabar con la industria farmacéutica que queda en Venezuela, porque están enamorados de los medicamentos de Ecuador y de Cuba, esta última con 50 años de atraso en terapéutica con respecto a nosotros, y allá se receta precisamente por moléculas o principio activo”.

Recordaron que a las farmacias se les ha recargado una cantidad de normativas, supuestamente para corregir la escasez de medicamentos “y el Gobierno no termina de entender que el problema está en la falta de dólares para la industria; a cambio de eso, nos pusieron Ley de Costos y Precios Justos, inventario de costo de más de 7 mil medicamentos, sumado a los registros que se llevan por las medicinas, que ya estaban con régimen de venta controlada, y ahora esta nueva restricción”.

Algunos trabajadores de farmacias cuestionaron: “si a una persona le dan un récipe con 3 o 4 medicamentos, y llega a la farmacia y solo consigue 2, entonces debe ir a otra a buscar los que le faltan, pero debe dejar el récipe en la primera farmacia que visitó, luego, ¿qué documento entrega para terminar de cumplir su tratamiento?”.

Por su parte, algunos clientes, consultados a las afueras de las farmacias, también dieron su apreciación sobre la nueva normativa. Al respecto, la señora Gladys Molina indicó: “yo no sabía mucho de la nueva normativa para comprar medicamentos, pero no estoy de acuerdo con el récipe obligatorio, porque casi nunca uno tiene récipe. Hoy yo no tengo y voy a comprar el medicamento para la diabetes y la hipertensión que necesita mi mamá a diario, no sé cómo vamos a hacer cuanto entre en vigencia, será que al llevarla a la consulta se le pidan al doctor como diez récipes”.

José Cabo consideró de manera enfática que la decisión del Ministerio de Salud de regular con prescripción facultativa la venta de medicamentos “es la peor estupidez que se puede haber creado en el país”.

Para el señor José Cabo, su caso es un buen ejemplo: “tengo una hija especial, que de un medicamento necesita 10 cajas mensuales, entonces, necesito 10 récipes, porque cuando vengo a comprar no tengo el dinero suficiente para comprar las 10 cajas de una vez. Yo acabo de llevar a mi niña al médico y la próxima cita es en octubre, el doctor tendrá que comprar un talonario de récipes de más de cien hojas, solo para mi hija; yo pregunto: ¿por qué no se preocupan por resolver la escasez y traer las medicinas que hacen falta?, porque si yo no consigo la medicina para mi hija, a veces tengo que ir a buscarla a Cúcuta y pagarla más cara”.

Alfonso Pámer, otro cliente de una farmacia, llevaba dos cajas vacías de medicamentos en su mano y expresó: “yo, por ejemplo, voy a comprar esto sin récipe, aquí traigo son los nombres, una para mí y otra para mi esposa, que lo necesitamos constantemente, pero los dos son muy difíciles de conseguir, y si ahora se le suma que van a pedir récipe, ahí sí quedamos peor. Son medicinas que tenemos que tomar de por vida, pero uno va al médico cada tres o cuatro meses, si una caja trae 14 comprimidos, no dura ni medio mes, entonces, ¿cuántos récipes me va a dar el médico para tres meses de distancia entre las consultas?”.

“Yo pienso que esa decisión de vender las medicinas con récipe puede tener su lado bueno, y también contrariar muchas cosas, porque la gente está acostumbrada a comprar sin récipe. A mí en algunas farmacias ya me conocen y saben qué medicina vengo a comprar y me la venden sin ningún problema”, dijo César Candiales.