Lollapalooza se rinde ante el rock de Queens of the Stone Age (Fotos)

FOTO EFE

Cincuenta mil personas se rindieron ante el potente directo de Queens of the Stone Age, la banda californiana liderada por el incombustible Josh Homme, en el comienzo del cierre de la primera noche de la edición chilena del festival Lollapalooza.

Manuel Fuentes/EFE

Al grupo emblemático del stoner rock no le importó tocar justo antes de Pearl Jam, el plato fuerte del festival, al que incluso llegó a opacar.

Sin complejos y decididos a agotar las fuerzas de los miles de espectadores que se dieron cita en el parque O’Higgins, el grupo estadounidense de hard rock nacido de la desintegración de Kyuss salió a por todas. Y lo logró.

Transitando constantemente del sonido contundente y oscuro a los ambientes más frescos y eléctricos, Queens of the Stone Age se fue creciendo a medida que avanzaba el concierto y ni se notó que llevan casi un año sin tocar en directo, salvo su reciente actuación en el festival Lollapalooza de Sao Paulo.

El grupo nacido en 1997 en Palm Desert ya conocía los escenarios chilenos, a los cuales se subió primera vez en 2010, con motivo de su participación en el festival de rock duro Maquinaria.

FOTO EFE

Desde entonces no han publicado material alguno, aunque están a punto de lanzar un nuevo álbum, Like Clockwork, del cual adelantaron el tema My God Is the Sun.

Para la grabación de este disco reclutaron en la batería al cantante de Foo Fighters, Dave Grohl, junto a invitados como Elton John y Trent Reznor.

Conocidos inicialmente Gamma Ray, la banda se formó con antiguos miembros de Kyuss, además de Nick Oliveri y Alfredo Hernández, pero tras muchos avatares el único miembro estable es Josh Homme.

FOTO EFE

Y fue el propio Josh el que le puso el nombre de Queens of the Stone Age, tomándolo de una comparación sarcástica del integrante de Master of Reality Chris Goss.

Alejados de la liturgia empleada por los grupos de rock duro, Queens of the Stone Age se empleó a fondo con repaso de algunos de sus mejores temas, como The Lost Art of Keeping a Secret; No One Knows; Sick, Sick, Sick; Little Sister y Do It Again, entre otros.

De la música progresiva a las reminiscencias grunge, con los riffs de Homme como vanguardia y la martilleante batería de Jon Theodore (ex Mars Volta) de fondo, la banda demostró por qué en sus quince años de trayectoria se han convertido en un referente obligado del rock. EFE