El bebé sentado o boca abajo, aprende mejor

Sentar a los pequeños cuando tienen cinco o seis meses beneficia su aprendizaje ya que pueden explorar mejor los objetos que les rodean. Complementariamente, estimularles boca abajo desde las primeras semanas, es otra opción postural que favorece su desarrollo cognitivo y psicomotor.

Terra.com.pe

En las primeras etapas de la vida humana, cuando el bebé todavía no ha aprendido a caminar, permanecer sentado tiene un efecto favorable, ya que puede ayudarle a desarrollar su capacidad de conocer, pensar, percibir y recordar, de acuerdo a un trabajo reciente de la Universidad Estatal de Dakota del Norte (NDSU), en Fargo, Estados Unidos.

“Una de las ventajas con la que los niños de seis meses y medio pueden contar es la habilidad de estar sentados sin respaldo, lo que les facilita alcanzar, agarrar y manipular objetos. Si no tienen que estar concentrados en mantener el equilibrio, su atención puede dedicarse a explorar”, ha explicado la doctora Rebecca Woods, profesora de Desarrollo Humano y Ciencias de la Familia, de la NDSU.

Expertos han descubierto que los niños de 5 o 6 meses de edad no utilizan patrones de diferenciación de objetos por sí mismos, aunque los de 6 meses pueden ser preparados para emplear patrones si tienen la ocasión de ver y tocar los objetos.

“Ayudar a un bebé a permanecer sentado de una manera segura y con un apoyo adecuado por medio de unas sesiones de entrenamiento, puede ayudarle a acceder a una gran variedad de situaciones de aprendizaje”, ha asegurado la doctora Woods. Según la psicóloga de la NDSU “este conocimiento puede ser especialmente útil para los bebés con retrasos cognitivos que necesitan en mayor grado un entorno de aprendizaje óptimo”.

El estudio muestra que para los recién nacidos sentarse, tanto por su propios medios como con asistencia, juega un papel significativo en su aprendizaje, y que cuando los bebés que no pueden sentarse por sí mismos reciben un soporte postural mediante asientos infantiles pueden aprender tan bien como aquellos que ya se sientan solos, según la revista científica ‘Science Daily’.

Las investigadoras estadounidenses no han opinado sobre si el bebé ha de aprender a sentarse o hay que enseñarle, un tema que sigue siendo debatido por médicos pediatras, fisioterapeutas, enfermeras y otros profesionales sanitarios, que tienen distintas ópticas sobre los beneficios e inconvenientes de estimular la sedestación infantil o dejar que se produzca de forma natural.

Lea la nota completa en Terra.com.pe