Fadess y Unete se toman en serio reestructuración sindical

(Foto Correo del Caroní)

Para una importante fracción del movimiento obrero, la candidatura de Nicolás Maduro arrastra consigo demasiadas debilidades históricas. Dirigentes sindicales, provenientes de aquél proyecto fundacional de la Unión Nacional de Trabajadores (Unete), alternativa revolucionaria a la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), dejó demasiados sinsabores.

La Fuerza Bolivariana de Trabajadores (FBT), de la que Maduro es fundador y una de las corrientes fundadoras de la Unete, logró su propósito inicial en noviembre de 2011 cuando el canciller les entregó la partida de nacimiento de la Central Bolivariana de Trabajadores Socialistas de la Ciudad, el Campo y el Mar.

Eso fue, para el dirigente de la corriente C-Cura y fundador de la Unete, Orlando Chirinos, la acción última de una cadena de hechos excluyentes que el presidente Hugo Chávez aupó.

“Esa es la central del Partido Socialista de los trabajadores y es con la que el gobierno aspira terminar de liquidar al movimiento sindical autónomo luchador, para terminar de corporativizarlo y hacer pasar su política”, dice.

Chirinos, desertor de la Unete en el 2006, cree que el movimiento obrero vive su momento más estelar y que una victoria de Maduro terminará de fortalecer -y hacer más poderosa- a una cúpula sindical “corrupta”.

Por una agenda laboral
Visto el panorama, dirigentes de Unete y el Frente Amplio de Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato (Fadess) iniciaron unas conversaciones, selladas el 20 de marzo de este año bajo un acuerdo sindical, que abren un importante compás para la tan mentada unidad sindical.

Más información en Correo del Caroní.