“Fuerza Armada en prueba de fuego por resguardo de cajas electorales”

El diputado de la Asamblea Nacional Miguel Ángel Rodríguez, en representación del voluntariado nacional “Muévete”, advirtió que si bien en líneas generales, los principales comandos de campaña presidenciales este domingo reconocieron una labor del Plan República contribuyente al buen desarrollo de las elecciones, “luego que tanto Nicolás Maduro como Henrique Capriles coincidieran en pedir al CNE que se abrieran todas las cajas y se contara voto a voto la expresión del 14 de abril, es la Fuerza Armada quien tiene la prueba de fuego del resguardo de las cajas electorales”.

El parlamentario recuerda que hay un tiempo establecido en la ley en el que, bajo ninguna circunstancia, puede ser extraviado o destruido el material electoral, dado que las normas tiempos para impugnaciones en cualquier localidad que bien podrían conllevar a un cotejo de actas, cuadernos y papeletas. Estamos en este lapso, dijo, y nadie puede poner en riesgo la respuesta a los reclamos. Rodríguez informa de estas responsabilidades, a propósito de la ola de denuncias y la circulación de gráficas en las que supuestamente efectivos militares estarían apilando y rociando líquidos inflamables a las cajas electorales para incinerarlas.

“A Maduro, quien desde que fue encargado de la Presidencia le compete la orden superior sobre el estamento militar, también le corresponde ser garante de que el 100 por ciento de las cajas estén libres de cualquier intento de violación. Sobre todo porque él, incluso antes que el candidato de la Unidad Democrática y desde su propia entidad de Presidente, le pidió al CNE el conteo manual de la totalidad de los sufragios. Primero a nombre propio y luego en respuesta a la solicitud formal del rector Vicente Díaz”.

Recalcó que la conducción ordenada de la protesta y el plan de acciones de todo quien sufragó el domingo por Capriles, está exclusivamente en cabeza del candidato de la unidad, quien ha solicitado total disciplina para evitar que brotes de violencia enturbien la formalización de solicitudes que comienza a concretarse en los estados este mismo martes, y que “pudieran terminar justificando que Maduro obvie por completo el que coincidió plenamente con Capriles en que por la paz y sobre todo por la posibilidad de un trabajo incluyente entre las dos mitades políticas que estructuran a Venezuela, se cuenten todas las papeletas y se llegue al momento en que toda la nación proclame sin titubeo al Presidente Electo”.

Finalmente sentenció que impugnar, que protestar por un derecho que alguien considere alterado, dirigir peticiones a los órganos del estatales obligados a responder, y la manifestación pacífica y pública “por más contundente que sea en sus argumentos, no pueden ser calificados ni de caprichitos ni mucho menos de llamados a golpes de Estado. Si fuese cierto que pedir el conteo total de las pepeletas es promover un golpe, entonces ¿qué hizo Maduro el domingo en la noche?”, concluyó.

Nota de prensa