Metas económicas del Gobierno son insostenibles con pocos dólares - LaPatilla.com

Metas económicas del Gobierno son insostenibles con pocos dólares

Foto: Referencial

Para cumplir las metas económicas establecidas por el Gobierno nacional para este 2013 -como un crecimiento de la producción interna de 6% y una inflación de 14% a 16%- era necesario corregir desequilibrios.

Pese a que según el presupuesto establecido para este año no se preveía un ajuste cambiario, este se terminó ejecutando.

La devaluación de febrero pasado, que llevó el precio del dólar a 6,30 bolívares, permitió mejorar el balance de las cuentas oficiales en bolívares, pero al mismo tiempo impulsó la liquidez monetaria y continuó estimulando la ya alta demanda de dólares incentivada desde 2012.





Frente a esta realidad, el Gobierno nacional no ejecutó alguna medida adicional aparte de instaurar un mecanismo alternativo para el acceso a las divisas que hasta ahora solo ha realizado una subasta de 200 millones de dólares. Y, ahora, el Ejecutivo promete acelerar las también retrasadas entregas de divisas a través de Cadivi .

“Casi un mes después de ser electo, el gobierno de (Nicolás) Maduro no hizo ningún anuncio significativo en el ámbito económico”, indica el banco de inversión Barclays. Según esta entidad financiera, los dos problemas principales que afectan económicamente a la población venezolana -la inflación y la escasez- se deben sobre todo al poco flujo de divisas en lo que va de 2013.

“En las últimas intervenciones, el nuevo ministro de Finanzas, Nelson Merentes, se ha limitado a anunciar las mejoras en la oferta de dólares a través de cadivi, mientras que el Sicad no lanza una nueva subasta y enfrenta problemas administrativos que dificultan su función”, agregó Barclays en su último informe.

Según la entidad, el poco acceso a los dólares, sobre todo desde las pequeñas y medianas empresas y el sector comercio, llevó a que el precio de la divisa no oficial subiera en más de 160%, lo que directamente afectó al consumidor y se tradujo en inflación .

Pero este mercado, señala Barclays, representa un volumen de transacciones muy bajo y limitado, pues las grandes empresas prefieren evitarlo por la ilegalidad, y esto termina produciendo escasez. Según el Banco Central de Venezuela (BCV), el desabastecimiento se ubicó entre 19% y 21,3% en los cuatro primeros meses del año, mientras que la inflación acumulada al cierre de abril llegó a 12,5%.

Devaluación dificulta crecimiento

La firma Econométrica ha insistido en que a Venezuela le será muy difícil lograr crecimiento económico este año, con un ajuste cambiario de 46,5% como el que se dio en febrero. En su análisis recuerda que en los años en que en el país se realizaron devaluaciones similares, la economía -como mínimo- se desaceleró.

“La dinámica económica de Venezuela es que una devaluación tiende a generar recesión, pues tiende a producir una disminución en las importaciones”, explicó Francisco Ibarra, director de esta consultora.

Una contracción sencilla de las compras en el exterior, de por lo menos 10%, impactará el consumo, señala el economista, un elemento fundamental de empuje para la economía nacional.
Para otros expertos consultados, es probable que las importaciones, en efecto, sufran una reducción de por lo menos $ 10.000 millones, debido al retraso en la entrega de divisas registrado en los primeros cuatro meses y la ausencia de un mecanismo alterno para el acceso a estas.

Sin embargo, las compras en el exterior todavía estarían en un nivel alto estimado en unos $ 49.000 millones en 2013.
Pese a que las medidas económicas aplicadas por el Ejecutivo, ante el panorama descrito, no han sido tan contundentes, según los consultados, en el Gobierno no están ajenos a este contexto.

De hecho, ya se hizo una reestructuración pública de la meta de inflación , que se llevó a 20%; e internamente ya flexibilizaron el objetivo de crecimiento económico, bajándolo de 6% a 3,5%.

El Fondo Monetario Internacional es más pesimista o conservador con Venezuela e indica que la producción interna del país se estancará y apenas subirá 0,5%.

Emisión como solución eventual

El complicado flujo de caja de divisas que maneja el Ejecutivo podría llevar a una nueva emisión de deuda para obtener dólares, lo que de hecho ya estudia el Gobierno. Sin embargo, según Barclays, esta es una solución momentánea, que no solventará las dificultades de forma definitiva.

“Esto sería una señal negativa, ya que mostrarían menos compromiso con el ajuste económico esperado por el mercado y el nivel de endeudamiento continuaría aumentando”, indica.

Para algunos consultados, una mejor alternativa sería el regreso del mercado permuta, para no afectar así las reservas internacionales y permitir que las operativas se recuperen.

Con información de elmundo.com.ve