Cacerolazo del Táchira al rey del paquetazo

“Con razón sin pena ni gloria la visita de Nicolás Maduro al Táchira, la cual no fue anunciada en agenda como siempre ha sido de rigor, puesto que los oficialistas conocen a ciencia cierta el rechazo y el repudio que siente el pueblo tachirense hacia el Presidente designado por el CNE y no por el voto popular de la mayoría de los venezolanos”.

Así lo aseveró Nelson Chacín,  jefe del comando de campaña Simón Bolívar regional, quien indicó que la visita de  Nicolás Maduro al Táchira fue rechazada  contundentemente con cacerolas que sonaron a reventar por un pueblo aguerrido y que no se arrodilla  al régimen, pese a que este gobierno nos siga despreciando como ciudadanos venezolanos, sólo porque aspiramos a un mejor país para nuestra gente.

Vino al Táchira, el responsable de la inseguridad, en menos de cinco meses casi trescientas muertes violentas en la región, raya en lo absurdo la muerte de tanta gente inocente, mientras madres y padres deben sobrevivir a ese horror de tener que enterrar a su hijo.

Dijo Chacín que visitó al Táchira el responsable del paquetazo, el autor de que suframos dos devaluaciones en menos de 5 meses, en un país petrolero como el  nuestro con un barril de petróleo por encima de los cien dólares, con más de 14 puntos en lo que va de año de inflación, y en un mes  más de 4 puntos de inflación, lo por ejemplo significa la inflación de todo un año en Colombia.

Vino a Táchira el responsable del desabastecimiento y de la escases de los productos de la cesta básica y todavía se da el tupé el responsable de ese caos de anunciar con bombos y platillos que va a traer del extranjero 50 millones de rollos de papel higiénico para una población que casi llega a los 30 millones de venezolanos,  paños de agua tibia que seguirá mermando potencialmente la calidad de vida de los habitantes.

El Presidente ilegítimo es culpable del desplome de nuestra economía, pues para nadie es un secreto la caída de la producción por el acoso, la zozobra, la inseguridad jurídica, las expropiaciones y la falta de políticas económicas coherentes del gobierno nacional  para impulsar el sector productivo, pareciera ser que ignoraran que a mayor producción por lógica debe existir mayor demanda.

Responsable de la escases del cemento de la cabilla, de los materiales para la construcción, vino al Táchira el responsable de haber cerrado por una semana la frontera en detrimento de las actividades propias de la zona, vino al Táchira el responsable, el autor de una lista de precios publicada en gaceta oficial de aumento de pollo, carne, queso, leche, de productos básicos, burlándose de los venezolanos quienes sí hacemos mercado, porque un kilo de carne no vale 29 bolívares o un kilo de queso no vale 31 bolívares, tomo por ejemplo el precio de un cartón de huevos que casi llega a los 80 bolívares.

Vino al Táchira mentira fresca a seguir prometiendo como si estuviera en campaña, vino a Táchira Maduro,  a quien le parece que solo a los militares les ha afectado esta estanflación que ahoga la economía y a la familia venezolana anunciándoles un 40 % de aumento salarial; e ignorando la necesidades de los demás ciudadanos  a quienes sus salarios no les alcanza para nada; maestros, docentes, profesores universitarios, enfermeros, médicos, ingenieros, abogados, en fin, profesionales y trabajadores no profesionales que viven quitando un poco de acá para tapar allá.

Vino de visita al Táchira el responsable de que en la región no se distribuya el gas doméstico con la prontitud que requiere el caso, las familias deben esperar más de tres meses para que le cambien las bombonas de gas. Vino el responsable de las largas colas en las estaciones de servicio para abastecernos de combustible, al obligarnos a colocar un chip que a todas luces es un fracaso, por cuanto igualmente sigue el contrabando de la gasolina por la frontera.

Vivir en Venezuela se ha convertido para la mayoría de sus habitantes en un vía crucis incesante entre  lograr no sólo sobrevivir a una inseguridad galopante, sino encontrar productos alimenticios básicos para alimentar a sus familias, los oficialistas en otra de sus mentiras decían que en la IV llegamos a comer perrarina, pero al paso que vamos,  hoy día ni perrarina habrá en los anaqueles, finalizó Chacín.