Descenso del yen abarata los productos de Japón

Los productos japoneses se han vuelto más asequibles, una buena noticia para los consumidores a nivel mundial y para la economía japonesa.

(foto AP)

Puede darse crédito de ello a la campaña de Japón para inyectar efectivo en su economía a fin de estimular el crecimiento.

El dinero extra que fluye en su sistema financiero ha contribuido a reducir el valor del yen. En la actualidad, con un dólar se compran unos 100 yenes, mientras que en el segundo semestre de 2012 se compraban menos de 80 yenes.

Con la reducción del valor del yen, muchos productos japoneses se vuelven menos caros en el mundo. Los vehículos Toyota cuestan menos en Alemania, Estados Unidos y Corea del Sur, así como los productos electrónicos de Sony. Para los turistas, es menos caro visitar Tokio.

En contraste, los productos fabricados en Europa, Asia y Estados Unidos se encarecen en comparación con los productos japoneses. El aumento de las ventas de los productos nipones beneficia a la economía de Japón.

¿Y cómo le va al resto de las economías del mundo con la caída del yen? No mejor, de momento cuando menos.

Los detractores de Japón afirman que el país manipula el valor de su moneda para dar a las empresas japonesas una ventaja injusta sobre las rivales extranjeras de éstas. El gobierno en Tokio asegura que busca impulsar su economía, no bajar el valor del yen.

A largo plazo, las demás naciones también se verán beneficiadas, según los economistas.

Un Japón económicamente más fuerte significa que sus consumidores y empresas podrán aumentar sus compras de productos de otras naciones, lo cual también ayudará a las economías de éstas.

A continuación presentamos cómo un yen más barato afectará a los consumidores, a las compañías y a los inversionistas en todo el mundo:

__ VEHÍCULOS Y APARATOS ELECTRONICOS

Para quienes sean clientes de Honda, Toyota o Sony fuera de Japón, el descenso en el valor del yen es su mejor amigo. Implica que los Camrys, Accords y PlayStations posiblemente costarán menos. Y cuando las ventas en el extranjero son convertidas a yenes, aumentan los ingresos de los fabricantes japoneses.

__ COMERCIO GLOBAL

Un yen menos caro podría perjudicar las ventas de las compañías europeas, las cuales atraviesan dificultades debido a la recesión en ese continente.

En el contraído mercado automovilístico de Europa, un yen barato podría intensificar una competencia de precios entre los fabricantes de vehículos para los mercados masivos, dijo Stefan Bratzel, analista de la Universidad de Ciencias Aplicadas en Bergish Gladbach, Alemania.

Un yen barato podría permitir a los fabricantes japoneses mantener bajos los precios para retener o atraer clientes.

Esta situación intensificará las presiones a la competencia que atraviesa dificultades, como la marca Opel, que pierde dinero, así como Peugeot Citroën PSA de Francia.

__ INVERSIONISTAS EN JAPON

Durante 20 años a partir de principios de la década de 1990, el mercado bursátil japonés ha decaído a la par de su economía. En 1989, el índice de referencia de Japón, el Nikkei de 225 acciones, alcanzó su máximo nivel, los 38.915 puntos.

Una década después, el Nikkei había bajado a 18.500 unidades y, después de la crisis financiera, se precipitó a 7.054 enteros en 2009.