Motorizados siguen sin cumplir la ley, poniendo en riesgo a sus familiares

Foto El Carabobeño

Las motocicletas fueron diseñadas para que sus ocupantes se puedan trasladar más fácil y rápido de un sitio a otro, pero su uso está reglamentado en la Ley de Tránsito Terrestre, donde existen disposiciones que deben cumplir los ciudadanos que utilicen este tipo de vehículos.

Estas disposiciones se establecieron para garantizar la seguridad de los conductores y sus acompañantes, por lo que necesariamente deben cumplirse al pie de la letra. En cualquier calle de la ciudad o del estado se puede apreciar que buena parte de los motorizados desatienden lo establecido en la norma.

De acuerdo al artículo 170 de la Ley de Transporte Terrestre, serán multados con cinco unidades tributarias, es decir 535 bolívares, los ciudadanos que conduzcan sus motos sin el casco de protección. También lo debe llevar su acompañante.

La misma sanción se le aplicará a quien lleve más de dos personas en la moto, y en ningún caso podrá trasladar a un niño menor de 12 años.

A pesar de esta sanción son muchos los motorizados quienes incumplen la norma y circulan en la ciudad muy tranquilamente, sin que ninguna autoridad de Tránsito Terrestre le llame la atención.

Ya se ha hecho común ver en la cercanía de los colegios, a padres trasladando a sus hijos uniformados en la motocicleta, además de su esposa, un bebé y hasta bolsas. Por supuesto, todos sin casco de protección.

Si bien es su único medio de transporte, tampoco deberían olvidar que ponen en riesgo la seguridad de su familia, por que lo lógico sería que permitiera que su esposa utilice el transporte público junto a los niños.

Más información en El Carabobeño.