Primer astronauta de la historia murió por imprudencia de otra aeronave

Yuri Gagarin, el primer astronauta que viajó al espacio, no murió por trazar una maniobra drástica con el avión que pilotaba en medio de una zona de nubes y con poca visibilidad, circunstancia que le hizo entrar en barrena y caer fulminantemente, que es la versión en su momento difundieron las autoridades soviéticas, sino por un movimiento imprudente de otro avión que se acercó en exceso.

Esta es al menos la versión que acaba de difundir públicamente el veterano astronauta Aleksei Leonov, que asegura llevar 20 años intentando descifrar la causa de la muerte de su antiguo colega. Leonov, que ahora tiene 79 años, ha sido miembro de una comisión destinada a esclarecer los hechos.

Gagarin murió, en compañía del instructor de vuelo Vladimir Serioguin, en un accidente de aviación el 27 de marzo de 1968, ocho años después de la gesta astronáutica que lo hizo famoso. Tenía 34 años. En aquel momento sobrevolaba el poblado de Novoselovo, en la provincia de Vladimir.

Según el veterano astronauta, lo que causó el accidente fue la imprevista llegada de otro avión. Gagarin y Serioguin volaban en un avión de entrenamiento MiG-15 y “en la misma zona entró sin autorización otro avión supersónico, un Su-15 procedente del aeródromo de Zhukovski”, afirma Leonov.
Demasiado cerca

Estaba previsto que el vuelo del Su-15 se produjera a una altura de 10.000 metros, y no de 450 metros como lo estaba haciendo. Esta “violación del procedimiento”, como la define el exastronauta, provocó que la onda de choque afectara al vuelo de Gagarin. Leonov ha hablado con diversos testigos y ha tenido acceso a documentos desclasificados.

El problema definitivo, según Leonov, fue que el Su-15 pasó a unos 10-15 metros, lo que provocó unas turbulencias que llevaron al MiG de Gagarin, que iba a 750 kilómetros por hora, a entrar en barrena. El avión cayó en picado y se estampó contra el suelo.

“Los datos del informe sugerían que los dos jets no debieron haber estado a más de 15 kilómetros de distancia”, asegura Leonov.
La comisión gubernamental informó en su momento de que el accidente fue debido a que Gagarin y su instructor intentaron esquivar un objetivo civil, como un globo de aire caliente.
Intereses políticos

Leonov, de 79 años, asegura que si la verdad no se ha sabido hasta ahora era porque las autoridades soviéticas no tenían interés en que trascendieran las causas reales, es decir, que se supiera que el accidente mortal de uno de los más grandes héroes del país había sido consecuencia de un error humano.

De hecho, el Gobierno ha autorizado ahora a Leonov a revelar los motivos del accidente “siempre y cuando no revelara la identidad del piloto que causó la muerte de Gagarin”, ha explicado: “He dado mi palabra”. Leonov también tiene un rincón en la historia de la astronáutica como el primer astronauta que realizó una caminata espacial, en 1965.

El Periódico