Trucos para adelgazar sin darte cuenta

Luego no digas que no te avisamos… ¡El verano está a la vuelta de la esquina! Si tienes intención de perder esos kilos de más que has cogido durante el invierno, la opción ideal es hacer dieta y algo de deporte. Pero si eso te parece una misión imposible, puedes probar a seguir estos trucos sencillos para perder peso sin darte cuenta… ¡Toma nota!

Truco n.° 1: Adiós a las grasas malas

Las grasas malas se esconden por todos sitios: en las pastelerías, las charcuterías, los lácteos no desnatados, etc. y consumidas en grandes cantidades aumentan el colesterol en la sangre.

Para detectar las grasas malas y evitarlas queda prohibido almacenar galletas y demás platos industriales en la despensa. Es mejor consumirlos caseros, sin añadir materias grasas hidrogenadas superfluas. Además, en cuanto al sabor, no tienen nada que ver…

Truco n.° 2: Nos gustan los alimentos que llenan

Para mantener la línea no hay nada mejor que comer y para quedarse llena, las proteínas: carne magra, jamón sin grasa, quesos ligeros, etc.

Con estos alimentos no sólo matarás el gusanillo sino que, además, son tan difíciles de digerir que nuestro organismo gastará más energía en deshacerse de ellos que en aprovecharlos.

Truco n.° 3: ¡Viva el papillote!

Además de evitarnos una crisis nerviosa cuando subamos a la balanza, la papillote es fácil y divertida de preparar. Sólo necesitas papel de aluminio, un trozo de pescado o carne y especias. ¡Nada más!

Una técnica culinaria que nos encanta y que proviene de Francia, es el papillote. Con esta técnica, los alimentos se cuecen en su propio jugo.

La ventaja reside en que este sistema de cocción no requiere tres litros de aceite. Si sustituimos la mantequilla o el aceite por agua la sensación es la misma y se consigue que el alimento adquiera un sabor realmente particular.

Truco n.°4: Aperitivo ligero

Antes de abalanzarnos sobre un aperitivo en condiciones colócate debajo de la lengua un par de caramelos mentolados extrafuertes y deja que se deshagan. El poder del aroma desnaturaliza negativamente cualquier sabor. Incluso los aperitivos más seductores nos repelerán. ¡Despídete de las patatas y aceitunas!

Otra opción: bebe agua para aligerar un poco la aportación calórica del aperitivo. ¿Por qué? Estadísticamente, el primer vaso se bebe entre dos y tres veces más rápido que el resto. Empieza entonces por un vaso de agua.

Truco n.° 5: El salvado de avena, el doble de bueno

Es el alimento más rico en fibra que existe. El salvado de avena absorbe las grasas y ayuda a reducir el colesterol. Dos cucharadas al día ayudan a disminuir las aportaciones lipídicas. Y la gran noticia es que se trata de un cereal que combina bien tanto en recetas dulces como saladas.

Otra ventaja: es saciante. El poder de impregnación del salvado de avena desempeña un importante papel en el estómago, pues absorbe hasta cuarenta veces su volumen de agua. No sorprende, por tanto, que se haya convertido en el alimento fetiche en la dieta Dukan.

Truco n.° 6: Vinagre sí, pero de sidra

Pequeño secreto de profesional: el vinagre de sidra tiene propiedades que cortan el hambre. Esto se debe a que está compuesto por sales minerales, calcio y magnesio. Además, es muy poco calórico. Antes de cada comida copiosa tómate dos cucharadas soperas de vinagre de sidra. ¡Nada de hambre, seguro!

Truco n.° 7: Estimular la serotonina

Influye en nuestro estado de ánimo y en nuestro comportamiento alimenticio. La serotonina (la hormona de la saciedad) permite controlar el gusanillo. Para mantenerla en los niveles indicados hay que consumir frutos secos, cereales completos, oleaginosos y marisco. ¡Que aproveche!

Truco n.° 8: Si andas, quemas

No vale la pena correr, lo importante es empezar bien. Es mejor andar más despacio pero con paso firme. ¿Por qué? Pues porque al practicar una actividad física de intensidad suave como andar quemamos las grasas de un modo más eficaz que cuando corremos.

Ya te lo hemos dicho en alguna ocasión, pero aprovecha este hecho y anda un poco cuando salgas del trabajo, bájate una parada antes de la tuya y ves caminando al trabajo… ¡No hay excusas que valgan!

Truco n.° 9: Definir las piernas

Elige una actividad física que moldee la silueta. Con la natación, practicando 45 minutos entre dos y tres veces a la semana moldearás las piernas y la cintura. Con ejercicios en el suelo, procedentes de la danza clásica, trabajarás los músculos, sobre todo los de las piernas. Elige un deporte que te haga sentir bien y cómoda y ponlo en práctica.

Truco n.° 10: Vestir con inteligencia

¿No eres muy deportista? No te preocupes. Hoy en día hay cada vez más tejidos hidratantes, moldeadores e incluso reductores con los que eliminar la celulitis, mejorar la apariencia e incluso muscular el cuerpo.

Además de zapatillas de deporte con suelas ergonómicas (un quilo por suela), leggings efecto vientre plano y anticelulíticos, sujetadores hidratantes… La ropa vive una auténtica revolución para que mantengamos y remodelemos la silueta. ¡Aprovéchate de las prendas de ensueño!

Vía www.enfemenino.com