Carta al ministro Pedro Calzadilla, por Gustavo Azócar Alcalá

Sr Ministro:

Soy profesor de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad de los Andes Táchira desde 1991. Desde el año 2008 soy profesor Asociado de esa ilustre casa de estudios. Actualmente estoy terminando una Maestría y preparando mi trabajo de ascenso para escalar a la posición de profesor titular. Ingresé a la Universidad de los Andes por concurso de oposición. Eso quiere decir, que el cargo que tengo me lo gané por mi esfuerzo, no por imposición, ni por compadrazgo, ni por ser amigo de nadie.

Tengo 22 años dictando las cátedras de Periodismo Informativo y Periodismo Económico. Por mi aula de clases han pasado aproximadamente 2200 periodistas. Es probable que alguno de los comunicadores sociales que trabajan actualmente en su despacho haya sido mi alumno. Eso se lo digo por si acaso usted quiere investigar quién soy yo y las razones por las cuales le estoy dedicando esta carta.

Necesitaba decirle esas cosas para que sepa que quien le está escribiendo estas líneas es alguien vinculado a la universidad venezolana. Por cierto: no soy oligarca. Nací en un barrio. Estudié en escuela pública, liceo público y en la ilustre Universidad del Zulia, donde egresé en 1988.

Sr Ministro: le escribo porque tengo la leve impresión de que usted está muy mal informado y muy mal asesorado. Le gustaría saber por ejemplo, cuánto gano yo como profesor a tiempo completo de la Universidad de los Andes Táchira, con 3 secciones y 18 horas de clases cada semana? Pues bien, se lo diré: en mi cuenta corriente abierta hace 22 años en el Banco de Venezuela, la ULA Táchira me deposita cada mes la cantidad de 2.667,78 bolívares. Súmele a eso 900 bolívares de cesta tiques. En total son: 3.567,78 bolívares. Ahora quiero preguntarle: ¿Usted cree que ese es el salario que se merece un profesor a tiempo completo con 22 años de servicio en la universidad?

¿Usted cree, Sr Ministro, que con ese sueldo se puede mantener a una familia de 5 personas, pagar servicios públicos (agua, luz, teléfono, aseo, televisión por cable, internet), hacer mercado, pagar el seguro del carro, comprar libros y dedicarme a hacer investigación?.

Dígame una cosa señor Ministro: en la Fuerza Armada Venezolana, una persona con 22 años de servicio, ya debería ser coronel o casi general. Le pregunto: ¿Cuánto gana un coronel del ejército en este momento? ¿Cuánto gana un general en la actualidad? Según me han informado, un coronel del ejército puede llegar a ganar actualmente, luego del aumento aprobado recientemente por Nicolás Maduro, y con las primas y bonificaciones, unos 7 mil bolívares mensuales, es decir, el doble de lo que gana un profesor universitario a tiempo completo con 22 años de servicio. Y un general, puede llegar a ganar un poco más de 13 mil bolívares  mensuales, es decir, casi cuatro veces más.

No pretendo aquí desmeritar lo que devengan nuestros oficiales de la FANB, sólo trato de establecer una comparación que permita a los lectores darse una idea de lo que el gobierno “revolucionario” y “socialista” de Venezuela le paga a sus profesores universitarios. Le daré otros datos Sr. Ministro: un director de la Gobernación del Táchira gana actualmente 12 mil bolívares mensuales. Un taxista, gana mínimo 300 bolívares diarios, es decir, 8.400 bsf mensuales. Y un obrero de la construcción, puede ganar unos 2.500 bsf a la semana, es decir, 10.000 bolívares al mes. Todos, absolutamente todos, ganan más que un profesor universitario a tiempo completo con 22 años de servicio.

Uno de los reclamos más sentidos de los profesores universitarios es lo relacionado con las Normas de Homologación, que según declaró usted, son “cosa del pasado”. Uno de los comunicados públicos de FAPUV, señala que “los profesores universitarios disponemos, desde 1982, de un instrumento, que son las “Normas de Homologación de Sueldos y otros Beneficios Adicionales” el cual no se puede desconocer.

Señor Ministro: Las normas de homologación no se cumplen desde el año 2004. Ya vamos para casi 10 años y el gobierno revolucionario y socialista no quiere aplicar esas normas. FAPUV dice que “el incumplimiento de las NH desde 2004, ha traído como consecuencia el deterioro del salario de los profesores universitarios en más de un 200%”.

Sr Ministro, no sea caradura: usted sabe que nuestro reclamo es justo. Haga una cosa: dígale a Nicolás Maduro que deje de regalarle nuestro dinero a Evo Morales, a Daniel Ortega y a los hermanos Castro. Dígale a Maduro que deje de comprar chatarra militar a Vladimir Putin. Con el dinero que gasta la revolución en “ayudas” revolucionarias a Bolivia, Nicaragua y Cuba, se podrían financiar todas las universidades públicas venezolanas y pagarle a los profesores y empleados universitarios sueldos dignos.