¿Impotente a los 40?

Foto: Archivo

Uno de cuatro varones afectados por la disfunción eréctil o la impotencia sexual son menores de 40 años.

Un hombre podrá cojear de por vida, exhibir cicatrices en su cuerpo e inclusive sonreír delatando con orgullo que le falta un diente. A todo esto será capaz de inventarle una heroica historia de supremacía para manejar su ´defecto´ sin que éste le genere traumas de ningún tipo.

Pero cuando se trata de virilidad comprometida la cosa no resulta tan sencilla. Para cualquier varón, especialmente aquel en edad de pleno desempeño sexual, no hay nada tan miserable como la incapacidad de mantener una erección, condición que da al traste con lo que muchos hombres, casi todos, consideran su principal atractivo.

Y es que ciertamente no hay nada más susceptible para el varón que su virilidad, entendida en este caso como la posibilidad de tener sexo sin que el ´miembro´ lo deje entendiendo. Más susceptible se torna en estos tiempos cuando la ciencia ha demostrado que 1 de 4 hombres menores de 40 años padece de disfunción eréctil.

Según un estudio realizado por Paolo Capogrosso, investigador de la Universidad Vita-Salute de San Rafael, en Milán, Italia, se trata de una patología muy frecuente que no solo afecta a hombres mayores de 50 años, sino que también golpea a varones menores de 40.
Que a partir de los 50 años comience a disminuir la libido podría considerarse normal, pues la edad siempre ha sido considerada uno de los factores desencadenantes de la impotencia sexual. En el caso de los jóvenes afectados por la disfunción eréctil, el estudio reveló que las causas pueden ser, entre otras, tanto la obesidad como el excesivo consumo de tabaco, alcohol y drogas en general.

No hay que descartar los factores sicológicos de cada paciente como tampoco olvidar que la disfunción eréctil puede ser un síntoma de enfermedad cardíaca, señala Capogrosso, quien lideró la investigación entre 439 pacientes de enero 2010 a junio 2012, para concluir que el 26% del universo estudiado, un total de 114 varones con impotencia sexual, era menor de 40 años.

La recomendación del especialista es que frente a un problema de este tipo el varón debe perder la vergüenza y consultar con su médico, pues no se trata de una enfermedad crónica e incurable que haya que esconder.

La buena noticia para los cuarentones impotentes es que la disfunción eréctil, aun cuando es un problema frecuente, se puede superar sin mayores complicaciones si se trata adecuadamente, asegura el experto. A continuación veamos algunos consejos.

Cómo prevenir la impotencia sexual

1-Reducir o eliminar el tabaco
Está comprobado que fumar una caja de cigarrillos al día incrementa en 60% las probabilidades de sufrir disfunción eréctil, y que 16.5% de los varones menores de 35 años afectados por este padecimiento son fumadores. Cuando se reduce el consumo de tabaco se minimiza el riesgo, aunque éste sigue siendo muy superior al de los hombres que jamás han dado una calada. Lo ideal, entonces, es dejar de fumar en un 100%.

2-No abusar del alcohol
El consumo de bebidas alcohólicas tiende a inhibir el funcionamiento del sistema nervioso central que está directamente relacionado con la respuesta al estímulo sexual. Independientemente de la cantidad de alcohol en la sangre, en general un varón en estado de embriaguez es incapaz de mantener una erección para mantener relaciones sexuales satisfactorias. Estudios científicos indican que 62.5% de los hombres entre 18 y 35 años sufren disfunción eréctil por abusar del consumo de bebidas alcohólicas.

3-Las drogas son mala compañía
Estupefacientes como la cocaína reducen el flujo sanguíneo en venas y arterias, impidiendo al 27% de varones adictos lograr una erección que les permita mantener relaciones sexuales satisfactorias. Otros sondeos indican que 15.6% de los jóvenes con disfunción eréctil son consumidores de sustancias estupefacientes.

4-Comer sano y evitar exceso de peso
El sobrepeso y la obesidad causan desórdenes metabólicos que pueden desembocar en patologías relacionadas directamente con la disfunción eréctil, como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Una dieta sana y equilibrada es un tremendo punto a favor de la salud en general y de la actividad sexual satisfactoria en particular.

5-Ejercitarse regularmente
El sedentarismo aumenta el riesgo de obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares, que son dolencias relacionadas a la disfunción eréctil. Por eso la recomendación es sumarse a la práctica de algún ejercicio físico con rutinas regulares para protegerse contra la impotencia sexual antes de tiempo.

6-Mantener una vida sexual activa
Siempre se ha dicho que lo que no se usa, se daña. Así que este último consejo sugiere mantener relaciones sexuales frecuentemente para reducir la probabilidad de desarrollar un problema de disfunción eréctil. Está comprobado que tener sexo con regularidad mantiene a tono la circulación de la sangre y el sistema cardiovascular, disminuyendo el riesgo de que el varón se sume a la lista de cuarentones con problemas de disfunción eréctil.

Con información de revistadominical.com.ve