Fedecámaras: Hay especuladores porque hay escasez

(Foto archivo Reuters)

Las distorsiones de la economía nacional, que vive elevada inflación (19,4% en lo que va de año), alta escasez (promedio de 20% en 2013) y contracción de la producción,  en buena parte son producto del estricto control de cambio  vigente desde 2003, publica El Tiempo.

Andreína Vargas/El Tiempo

La visión de Fedecámaras, es que mientras no se flexibilice la entrega de divisas y se despenalice este mercado, poco podrá lograrse, pues la economía nacional requiere   de $4 millardos mensuales, pero las cifras del Banco Central de Venezuela (BCV) indican que en el primer trimestre  se  liquidaron $2,7 millardos por mes.

El cálculo del gremio empresarial fue reportado por el vicepresidente de la organización, Jorge Roig. El dirigente señaló, que luego de las mesas de trabajo entre gobierno y sector productivo -realizadas en mayo-, se esperaba una mejora en el acceso a la moneda estadounidense, pero apuntó que la entrega  “va muy lenta”. Detalló  que hasta la fecha hay $7 mil millones represados.

Las necesidades de divisas calculadas por Fedecámaras están por encima de las estimadas por el BCV. El ente cree que se requieren $3 millardos por mes, lo que  supondría  $36 mil millones anuales.

Roig sostiene que el modelo económico del gobierno amerita de fuerte inyección de dólares. “El inconveniente es haber sustituido todo lo que se producía en el país por importaciones”. Sólo  en 2012 se destinaron  $59 mil millones a comprar en el exterior.

Desabastecimiento

La poca fluidez de las divisas, según Roig,  explica la escasez que padece el país, pues la producción privada está menguada. “El desabastecimiento es general, no es sólo de los productos básicos, como alimentos y medicinas”, sino de otros sectores importantes como  los repuestos.

Mientras Consecomercio asegura que varios subsectores  suman nueve meses sin recibir  billetes verdes, el presidente de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Favenpa), Omar Bautista dijo que hasta mayo mantenían una deuda de $220 millones a sus proveedores extranjeros, debido al retraso de 150 días en la aprobación. Acotó que  75% de los repuestos son importados, de allí la escasez de autopartes.

La semana pasada, el director del BCV, Armando León admitió los problemas cambiarios, pero expuso que en el segundo semestre mejorará  la operatividad de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), que provee 80% de los dólares, y volverá al ruedo, el mercado complementario (Sicad) que apenas ha realizado una subasta de $200 millones.

Para Roig la única forma de resolver la escasez  es fomentando la producción, garantizando la seguridad jurídica (eliminar expropiaciones) y despenalizando el régimen cambiario para mejorar el acceso a las divisas.
La visión del empresario contraría los planes oficiales. Eduardo Samán,  presidente del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios  (Indepabis),  sostuvo ayer  que se afianzará la fiscalización para frenar la escasez y especulación.

Detalló que el  organismo ha detectado dos modalidades de fraude cambiario:  “Compran a la casa matriz un bien a $5 y lo declaran a $40. Se cobran y se dan el vuelto”, acusó al agregar que también conocen que algunas empresas  compran  productos con dólar Cadivi (Bs 6,30 por divisa) “pero los venden en el mercado a dólar ilegal”.
Ante esto, reiteró que desde esta semana iniciará un plan especial de fiscalización que le permitirá probar quiénes son los culpables.

Flexibilización
El gobierno ha sostenido que busca mecanismos para flexibilizar el  control cambiario, y de acuerdo con  firmas consultoras, el Ejecutivo se encuentra evaluando la    reactivar en julio  las subastas de dólares, y a la par reabrir el mercado permuta, esquema con el cual las empresas y personas naturales accedían a las divisas comprando bonos libremente.