A Rachel Weisz le encanta ser la chica mala

Oz, Un Mundo de Fantasía, la última aventura fantástica de Disney desvela los orígenes del popular personaje del mago que surgió en El Mago de Oz, el libro de L. Frank Baum. La película recrea una precuela del libro y cuenta la historia de Oscar Diggs, un mago de circo de poca monta y dudosa reputación. Cuando Diggs aterriza en el brillante País de Oz, está convencido que le ha tocado el premio gordo y que encarna al gran mago que todo el mundo estaba esperando. Oscar tiene que enfrentarse a todo tipo de problemas en el País de Oz y también con sus habitantes. Así que deberá averiguar lo antes posible quienes son los buenos y quienes son los malos.

Sam Raimi es el aclamado director de este espectáculo repleto de acción que cuenta con un reparto estelar que incluye a James Franco en el papel de Oscar Diggs, el mago predestinado; Mila Kunis como la atormentada maga Theodora; Rachel Weisz que encarna a Evanora, la hermana mayor de Theodora y la bruja que gobierna la Ciudad Esmeralda; y Michelle Williams como Glinda, la bruja buena. Aprovechando el lanzamiento del Blu-ray Combo Pack y DVD del filme, hablamos con Rachel Weisz sobre su papel y sus gustos en moda:

Pregunta. ¿Qué te atrajo del papel de Evanora en Oz, Un Mundo Fantástico?
Respuesta. Cuando leí el guión por primera vez comprendí inmediatamente que el personaje era tremendamente divertido. No tiene conciencia y disfruta muchísimo siendo mala. La idea me pareció genial. Me encanta esa versión clásica de chica mala.

P. ¿Qué otras cosas te atrajeron del papel?
R. Soy una fan incondicional de Sam Raimi. Tiene una imaginación maravillosa y sus películas desprenden una gran humanidad. Además, quería hacer algo diferente. He trabajo en proyectos muy intensos, muy anclados en la realidad, así que esto era algo nuevo.

P. ¿Querías tocar otros géneros?
R. La verdad es que no le di muchas vueltas. Leí el guión y me pareció genial. Me reuní con Sam y fue encantador conmigo así que acepté.

P. ¿Cómo calificarías al Sam Raimi director?
R. Sam es un encanto. Es muy amable, infantil y paternal a la vez. Tiene una imaginación desbordante y le encanta hacer trastadas. Trabajar con él es una auténtica delicia y estoy segura de que todo el mundo opina lo mismo. Es un hombre encantador.

P. Sam ha dicho de ti que eres una mujer con la fuerza y el poder que se necesitan para dirigir un país y que es una de las razones por las que quería que interpretaras a Evanora en la película. ¿Qué te parece su descripción?
R. ¡Siga fantaseando, Sr. Raimi! No sé qué decir a eso. Soy una actriz así que soy una soñadora. No sería muy buena dirigiendo un país. Apenas consigue llevar mi casa. No llego mucho más lejos.

P. ¿Te divertiste interpretando el papel de una bruja malvada?
R. Fue genial interpretar a alguien a quien le gusta ser la mala. Es más que eso, es malvada. Es muy retorcida y maquiavélica. Además es una egocéntrica, una narcisista y una mentirosa patológica. Cuanto más mezquina es más disfruta.

P. ¿Eres muy malvada en la vida real?
R. ¿Yo? Soy tan mala como cualquiera, pero en la vida real todos tenemos que controlarnos. Lo divertido de ser actor es que vuelves a ser niño. Puedes comportarte como no se permite hacerlo en la vida real. Y además tiene que parecer realista. En realidad se trata de una película familiar, pero tengo que reconocer que me divertí muchísimo haciendo de mala.

P. ¿Cómo te documentaste para hacer este papel de malvada?
R. No investigué nada para esta película. Absolutamente nada. Me inventé mi propia versión de chica mala.

P. ¿Sueles documentarte para tus papeles?
R. Sólo hago un trabajo de documentación en películas como El legado de Bourne, donde interpretaba a una científica. No sé nada de ciencia, así que tuve que estudiar mucho para comprender lo que decía mi personaje. Pero en general mi documentación se limita a fantasear.

P. ¿Hubo mucho trabajo con pantalla verde en esta película? ¿Cuántos platós y cuánto atrezzo se podía tocar físicamente?
R. Hubo muchas escenas con pantalla verde en esta película. Pero podía tocar mi trono y me gustaba muchísimo. También podía tocar mi bola de cristal. La verdad es que lo que más me importaba era el trono.

P. ¿Has aprendido nuevas técnicas de interpretación al trabajar en un proyecto con pantallas verdes de esta magnitud?
R. No, ha sido como volver a ser niña. Imaginas que hay un enorme montón de oro. No resulta tan difícil. Mi trabajo consiste en eso, en creer. Creo que soy una bruja, creo que veo un montón de oro. Hay que poner en marcha la imaginación.

P. ¿Te gustaron los trajes de la película?
R. Me encantan. Los trajes son una parte muy importante de esta película y era algo nuevo para mí. Estoy acostumbrada a las películas en las que llevo vaqueros y camisetas, pero en esta vestía trajes muy extravagantes con cuellos de plumas. Parecía una reluciente ave de presa. Era increíble.

P. ¿Caminar por la alfombra roja tiene algo de fantasía?
R. Desde luego. ¡Es como Oz y la Ciudad Esmeralda! No hay un camino de ladrillos amarillos sino una alfombra roja.

P. ¿Te gusta andar por la alfombra roja?
R. Sí, siempre que sepas que eso no es la vida real. Es una ensoñación. Es peluquería, maquillaje y moda. Un disfraz.

Hablando de moda, ¿cómo eliges lo que vas a llevar en la premiere de una película?
Tengo a alguien que me ayuda a elegir. Pero siempre llevo ropa con la que me siento cómoda. Es imprescindible sentir que eres tú o que es la imagen que quieres transmitir.

P. Si tuvieras una varita mágica, ¿qué deseo pedirías?
R. Me gustaría poder volar. De esa forma no tendría que soportar la seguridad en los aeropuertos. Sería genial poder volar y saltarte todos los sistemas de seguridad.

P. ¿La película El mago de Of Oz formó parte de tu niñez?
R. Sí, la verdad es que sí. Mi madre me llevó a ver la película. De hecho recuerdo muy bien cómo fue. Me encantó aunque las brujas me daban mucho miedo. Nunca olvidaré la primera vez que vi la película. Es un recuerdo imborrable.

P. ¿Por qué lo recuerdas tan bien?
R. Debía tener unos 5 años pero sólo recuerdo las escenas que me daban miedo. La tormenta, cuando es en blanco y negro, y las brujas. Es una de las experiencias más aterradoras que he tenido en el cine. Nunca olvidaré el miedo que me daban esas brujas.

P. ¿Ibas mucho al cine de pequeña?
R. Sí, iba a menudo.

P. ¿Te prohibían ver algunas películas?
R. Había muchas prohibiciones, pero eso es lo extraño de los cuentos de hadas; los niños los leen y también los ven en el cine en forma de películas, a pesar de que son realmente aterradores. Pero a mis padres no les importaba que viera cuentos de hadas. Pero cuando era joven no me dejaban ver muchas películas. Cuando tenía 12 ó 13 años, no me dejaron ver Grease y la verdad es que no sé por qué. A lo mejor era demasiado sexy…

P. Por regla general, ¿en qué te gusta más trabajar, en películas independientes o en grandes superproducciones?
R. Me decanto más por las películas independientes, pero no podría encadenar dos o tres cintas como The Deep Blue Sea. Además, hacer grandes producciones te ayuda a financiar los proyectos que te apasionan.

P. Si analizas tu carrera, ¿creíste en algún momento que tu nombre estaría en tantas películas famosas?
R. Cuando empecé a trabajar, no sabía cómo iba a ser mi trayectoria. Cuando rodé La Momia, no sabía que sería la película que haría famosa. Nunca sabes lo que va ocurrir o en lo que va a convertirse una película. Tienes que esperar.

P. Entonces, ¿cómo escoges tus películas?
R. Intentas elegir bien y no equivocarte, pero nunca sabes lo que va a pasar. Así que la única opción es hacer lo que te apetece, lo que te gusta. Así de sencillo.

Mujerhoy.com