Angustia por trabajos incompletos en el Lago de Valencia

Vecinos afectados por el Lago anunciaron medidas extremas de protesta. (Foto César Pérez)

Dania García lleva su mano a la cabeza para explicar lo decepcionada que está del Gobierno de Aragua. “Mientras en otros países un lago es una bendición, aquí es una maldición”, señaló la fundadora de José Casanova Godoy, publica El Carabobeño.

Luis Alejandro Borrero | [email protected]

Hace 30 años la madre de dos hijos se instauró en la comunidad sin pensar que el avance del agua del Lago de Valencia acabaría con la tranquilidad de más de 470 viviendas y mil 500 habitantes, incluyéndola. “Contra el agua no puede nadie”.

Una nube negra desata la tensión. “No podemos vivir así, pendientes de que va a llover, sin saber si llegó el día”. Las inundaciones son constantes, pues el río Madre Vieja colapsa frecuentemente. Este atraviesa Casanova Godoy y desemboca en el contaminado lago de 344 kilómetros cuadrados.

El Gobierno construyó un muro para evitar el colapso del río. “Hicieron mal el trabajo, el muro está socavado”. El suelo debajo del río no se saneó correctamente. La estructura está agrietada. “Esto es una bomba de tiempo”.

Después de seis años en la lucha no se concretan soluciones. “El Gobierno vino la semana pasada”. Los funcionarios quedaron atónitos cuando evaluaron las condiciones de la comunidad. “Son de Caracas, de la comisión de ambiente designada”. Geólogos, ingenieros y el propio secretario de infraestructura concuerdan en que se debe actuar inmediatamente.

La solución, para Dania, es la indemnización de las casas. “Yo lo que quiero es que me saquen de aquí”. En la visita gubernamental no se acordaron planes detallados. “Lo que hacen es ponernos pañitos de agua tibia”.

Avances en el muro

Retrasados. La comisión presidencial de ambiente en una reunión el 18 de octubre de 2012, acordó que en seis meses se completarían trabajos coyunturales en el muro de contención de La Punta y Mata Redonda. Fuentes mencionan que allí también se aprobó el transvase de agua al Mar Caribe como solución estructural.

La elevación de un contramuro adosado al primero no está terminada. Tareck El Aissami, gobernador de Aragua, dijo el 28 de abril que la estructura alcanzaría la cota 415 metros sobre el nivel del mar, un metro por encima del primer muro, que ya sufrió fracturas. “Tenemos garantía absoluta de protección, aún si llueve como el año pasado”, vociferó el Gobernador, pese a que el contramuro no está listo.