Las cataratas de Iguazú permanecerá cerrada 30 días

La Garganta del Diablo, la atracción principal de las cataratas de Iguazú, permanecerá cerrada al menos 30 días por las obras de rehabilitación necesarias tras la fuerte crecida de las aguas, confirmaron hoy a Efe fuentes de este parque fronterizo entre Argentina y Brasil.

La rehabilitación de las pasarelas que llevan al Balcón de la Garganta del Diablo se alargará por el plazo de un mes, pero las obras no podrán comenzar hasta que las aguas recuperen un caudal que permita realizarlas con seguridad, especificaron las fuentes.

El acceso a este circuito de las cataratas de Iguazú permanece cerrado desde el pasado 27 de junio a consecuencia de las fuertes lluvias que afectaron a las cuencas de los ríos Iguazú y Paraná.

Las precipitaciones y el aumento de caudal del río produjeron desprendimientos en parte de los 1.100 metros de pasarelas metálicas que componen el Paseo Garganta del Diablo y conducen al Balcón mirador.

Sin embargo, los pilares de hormigón que sirven de esqueleto a la infraestructura no se han visto comprometidos por la fuerza del agua y no necesitarán rehabilitación, aseguró la empresa concesionaria del parque en un comunicado oficial.

Las cataratas de Iguazú, declaradas el año pasado una de las Maravillas del Mundo Natural, tienen una amplitud de 2.700 metros y 275 cascadas.

La “Garganta del Diablo” es su principal atractivo turístico gracias a sus 80 metros de caída. EFE